PIXABAY

Aunque solo lleva siete meses de operaciones, el Instrumento Espectroscópico para la Energía Oscura (DESI, por sus siglas en inglés) ha superado todos los estudios anteriores de cartografiado tridimensional de galaxias. Se le ha dado tan bien el trabajo que ha conseguido crear el mapa 3D más detallado y extenso del universo. A partir de todo su trabajo, la comunidad científica podrá estudiar la energía oscura y comprender mejor el pasado y el futuro del universo. Mientras tanto, el impresionante rendimiento técnico y los logros de DESI hasta ahora están ayudando a a revelar los secretos de las fuentes de luz más poderosas del cosmos.

Universo

DESI es una colaboración científica internacional gestionada por el Laboratorio Nacional Berkeley, del Departamento de Energía de los Estados Unidos (Berkeley Lab) en la que participan varias instituciones españolas y de otros países. Los científicos de DESI están presentando el rendimiento del instrumento y algunos resultados astrofísicos preliminares durante varios seminarios especiales en la red, que también incluirán la presentación del estado actual de otros experimentos cosmológicos punteros.

«DESI comenzó a medir las distancias a galaxias en mayo 2021 y en estos meses ha conseguido superar en número todos los cartografiados anteriores. Con el sistema que tiene el telescopio de 5000 fibras robóticas estamos aumentando la precisión cosmológica hasta límites nunca vistos antes», comenta la investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid, Violeta González Pérez.

«Es muy emocionante», comenta Marc Manera, investigador en el Institut de Física d’Altes Energies (IFAE) en Barcelona, «podemos hacer un mapa muy detallado de la distribución de galaxias en tres dimensiones, y vemos su estructura en filamentos, cúmulos y zonas vacías. DESI ha recorrido un largo camino para llegar a este punto. Sólo para obtener y validar las imágenes de donde se seleccionan las galaxias tardamos más de cinco años».

Proyecto DESI

El proyecto DESI se propuso hace más de una década y la construcción del instrumento comenzó en 2015. Se instaló en el telescopio de 4 metros Nicholas U. Mayall en el Observatorio Nacional Kitt Peak cerca de Tucson (Arizona, Estados Unidos) y el instrumento vio la primera luz a finales de 2019. La pandemia de coronavirus mantuvo el telescopio cerrado varios meses, hasta que en diciembre de 2020 DESI volvió a mirar al cielo para probar su hardware y software. En mayo de 2021 DESI estaba listo para comenzar sus observaciones.

Pero el trabajo sobre DESI no terminó cuando empezaron las observaciones. Es un instrumento complejo que requiere un trabajo continuo para que rinda adecuadamente. El equipo encargado del instrumento se asegura de que funcione bien y de manera automática, idealmente sin ninguna intervención durante las observaciones nocturnas.

Dichas observaciones llegan a ser incluso aburridas, según comentan los científicos. Pero esta productividad monótona requiere de un control increíblemente detallado sobre los 5000 robots de nueva generación que colocan las fibras ópticas del instrumento de DESI, garantizando que sus posiciones sean correctas con menos de 10 micras de error.

Precisión

«La precisión del apuntado es impresionante», explica Otger Ballester, ingeniero en el Institut de Física d’Altes Energies (IFAE), en Barcelona, que ha trabajado en la construcción de las unidades de autoguiado y enfocado de DESI. «Es menos que el grosor de una hoja de papel. Nuestros sistemas de autoguiado tienen que ayudar a posicionar el instrumento de tal manera que pueda recoger la luz de las galaxias que están a más de mil millones de años luz de nosotros. La construcción de estos sistemas ha sido complicada, pero el éxito del instrumento demuestra que ha valido la pena el esfuerzo y hace sentir a nuestro equipo muy orgulloso».

Fuente: ABC

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-crean-mapa-mas-grande-y-detallado-universo-202201140933_noticia.html



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de