Hace ya casi una década, un grupo de astrónomos dio a conocer el hallazgo de un curioso planeta en el sistema 55 Cancri, situado a 40 años luz del nuestro, en la constelación de Cáncer. Con un radio dos veces el de la Tierra, se trataba del primer mundo conocido compuesto en gran parte de carbono, el elemento químico del que están hechos los diamantes. Por este motivo, se le bautizó popularmente como el «planeta de diamante».

Planeta de diamante

Años más tarde, algunos investigadores restaron importancia al descubrimiento, dudando de la cantidad de carbono allí existente y señalando que más que joya, esta supertierra era una baratija.

Desde entonces la posibilidad de que existan mundos tan exquisitos en el espacio ha quedado en el aire. En un nuevo estudio publicado recientemente en «The Planetary Science Journal», un equipo de la Universidad Estatal de Arizona (ASU) y la de Chicago sugiere que algunos exoplanetas (planetas que giran alrededor de un astro que no es el Sol) ricos en carbono, dadas las circunstancias adecuadas, sí podrían estar hechos de diamantes y sílice.

«No se parecen a nada en nuestro sistema solar», reconoce Harrison Allen-Sutter, de la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio de ASU y autor principal del estudio.

Como explican los investigadores, los planetas se forman a partir de la misma nube de gas de la que se ha originado su estrella, por lo que su composición general es similar. Una estrella con una relación de carbono – oxígeno más baja tendrá planetas como la Tierra, compuestos de silicatos y óxidos con un contenido de diamantes muy pequeño (el contenido de diamantes de la Tierra es de aproximadamente 0,001%).

Pero los exoplanetas alrededor de estrellas con una relación de carbono – oxígeno más alta que nuestro Sol tienen más probabilidades de ser ricos en carbono. Por lo tanto, podrían convertirse en diamantes y silicatos, si el agua (que es abundante en el universo) está presente.

Yunque y láser

Para probar esta hipótesis, el equipo necesitaba imitar el interior de estos exoplanetas utilizando altas temperaturas y altas presiones. Para hacerlo, emplearon celdas de yunque de diamante de alta presión.

Primero, sumergieron carburo de silicio en agua y comprimieron la muestra entre diamantes a una presión muy alta. Luego, para monitorear la reacción entre el carburo de silicio y el agua, llevaron a cabo un calentamiento con láser en el Laboratorio Nacional Argonne en Illinois, tomando medidas de rayos X mientras el láser calentaba la muestra a altas presiones. Como predijeron, con el calor y la presión elevados, el carburo de silicio reaccionó con el agua y se convirtió en diamante y sílice.

Habitabilidad

¿Podrían este tipo de mundos ser aptos para la vida? Los investigadores no lo creen. Si bien la Tierra es geológicamente activa (un indicador de habitabilidad), los resultados de este estudio muestran que es muy complicado que los planetas ricos en carbono lo sean. Esta falta de actividad geológica puede hacer que la composición atmosférica sea inhabitable.

Las atmósferas son fundamentales para la vida, ya que nos proporcionan aire para respirar, protección contra el entorno hostil del espacio e incluso presión para permitir el agua líquida.

«Independientemente de la habitabilidad, este es un paso adicional para ayudarnos a comprender y caracterizar nuestras cada vez mayores y mejores observaciones de exoplanetas», dice Allen-Sutter. «Cuanto más aprendamos, mejor podremos interpretar los nuevos datos de las próximas misiones futuras como los telescopios espaciales James Webb y Nancy Grace para comprender los mundos más allá de nuestro propio sistema solar».

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-si-algunos-planetas-pueden-estar-hechos-diamante-202009142106_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de