Siria anunció el martes en la COP23 de Bonn su intención de unirse al Acuerdo de París

"Han dicho que van a adherirse al Acuerdo de París", declaró Safa Al Jayussi, directora de la organización, que mencionó la declaración el martes en sesión plenaria de un delegado sirio ante sus colegas negociadores en la conferencia de la ONU de Bonn.

Estados Unidos había ratificado el pacto firmado en 2015, pero el presidente Donald Trump anunció a principios de año que abandonaba el acuerdo porque consideraba que es perjudicial para los intereses de su país. "El representante sirio indicó que una ley fue adoptada (por su país) con miras a ratificar el acuerdo de París", según Cynthia Elliott, del "think tank" estadounidense WRI, organización que tiene también el rango de observador en el proceso de negociación.

"Ellos subrayaron que todos los países tienen una responsabilidad, pero también mencionaron la intención de consagrarse a sus prioridades nacionales, especialmente la reconstrucción después de la guerra", agregó. "Esto quiere decir que Estados Unidos está aislado", indicó Alden Meyer, experto del think tank estadounidense Union of Concerned Scientist. "Sobre ese tema del clima, nadie quiere estar al lado de Donald Trump, quien se encuentra en un espléndido aislamiento", agregó.

Por su parte, Mohamed Adow, de la ONG Christian Aid, expresó que "cuando incluso Siria, con todos sus problemas, comprende la importancia de un acuerdo climático mundial, esto muestra como el Partido republicano en Estados Unidos está comprometido ideológicamente con el negacionismo climático".

Francia no invita a Trump

Otro hecho reciente que pone de manifiesto este aislamiento es la invitación que Francia ha realizado a un centenar de países el próximo 12 de diciembre para conmemorar en una cumbre los dos años del acuerdo climático de París, de la que ha excluido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La cumbre fue anunciada en el G20 del pasado mes de julio por parte del presidente francés, Emmanuel Macron, con el objetivo de que el acuerdo histórico alcanzado en 2015 no perdiera impulso por culpa de la decisión de Trump de retirar a su país del pacto. Según la presidencia francesa, Trump no ha sido invitado "de momento", pero sí otros representantes del Gobierno estadounidense y asociaciones del país.