Y ello, en buena medida, porque se ha renunciado a limitar el tráfico de automóviles (verdadero núcleo de la campaña) y a organizar la movilidad urbana basándose en el transporte público y en los medios alternativos y no motorizados. Entre tanto, los ciudadanos seguirán sufriendo las consecuencias, en pérdida de salud y calidad de vida, que genera la movilidad basada en el coche.

El Día sin Coches es una convocatoria de ámbito internacional, apoyada desde el año 2000 por la Comisión Europea. En teoría, se plantea como una jornada educativa, en la que se puedan ensayar diferentes formas de organizar la movilidad sin el uso de tanto coche. Pero, a pesar de sus cercanos comienzos, el Día sin Coches ha perdido empuje y contenido en manos de unos gobiernos municipales, pero también autonómicos y central, que en su gran mayoría continúan desarrollando una política de movilidad destinada a favorecer la circulación de coches como principal modo de transporte urbano y metropolitano.

Nada hace pensar que 2011 vaya a suponer un cambio en esta tendencia de declive: renuncia a realizar cortes de tráfico (en las primeras convocatorias resultaba obligatorio cerrar zonas al tráfico para que una ciudad se pudiera apuntar a esta iniciativa, pero ahora es sólo una recomendación), actividades improvisadas y de escasa incidencia, falta de planificación del transporte público o de medidas a favor de peatones y ciclistas, escasa o inexistente implicación de las organizaciones sociales, ausencia de una campaña de información a la ciudadanía… resultan la tónica general en las ciudades españolas. Incluso, como todos los años, hay ciudades que rizan el rizo, trasladando el día sin coches al fin de semana para no molestar al tráfico.

Es cierto que buena parte de los políticos hablan de movilidad sostenible, pero no es menos verdad que por cada euro que se invierte en movilidad alternativa muchos más se gastan en favorecer el uso del automóvil. El resultado, como demuestran las encuestas de movilidad, es que en nuestras ciudades y zonas metropolitanas cada día utilizamos más el coche y menos el transporte público, si bien en algunos centros urbanos sí se han llevado a cabo políticas de limitación del uso del coche. Incluso ahora, en época de crisis, con un descenso desde 2008 en la movilidad, se comprueba que el uso del transporte público se ha reducido más que la utilización del automóvil.

Ante esta situación, la organización Ecologistas en Acción quiere recordar la gravedad de los problemas ambientales que la preeminencia del automóvil provoca en la ciudad: contaminación del aire, ruido, atropellos, sedentarismo, falta de espacio para otros usos de la calle, etc.

Por ello, Ecologistas en Acción destaca la importancia de elaborar planes de movilidad sostenible en nuestras ciudades y áreas metropolitanas, realizados con participación ciudadana, que actúen limitando el estacionamiento y circulación de automóviles, al tiempo que refuerzan y mejoran los transportes públicos y dan facilidades para desplazarse a pie y en bicicleta. Y desde luego, hace falta que el Día sin Coches, de verdad, sea un día sin automóviles.

Consejos para conducir de manera más ecológica

Si no se puede prescindir del coche, al menos que se conduzca de la forma más ecológica posible. Estos consejos son unas ideas para hacerlo.

  • Preparar la ruta para evitar dar vueltas innecesarias: si vas a viajar a un lugar que no conoces muy bien o a hacer un viaje largo, es mejor que prepares bien la ruta con antelación para así evitar gastar combustible de manera innecesaria.
  • Comparte vehículo siempre que puedas. con compañeros de trabajo, vecinos, familiares,…el uso de un coche menos en la carretera y en las calles es una de las mejores maneras de colaborar con la reducción de la contaminación.
  • Mantén los neumáticos en su punto óptimo: cuanto peor sea la situación de los neumáticos, más combustible consumirán. Revisa la presión y el desgaste cada poco tiempo y mantenlos en unas condiciones óptimas.
  • Racionaliza el consumo de aire acondicionado y otros dispositivos del vehículo: su uso innecesario puede aumentar el consumo de combustible y, por lo tanto, la contaminación que produces al conducir.
  • No revoluciones el vehículo: optimiza el cambio de marcha. Muchos coches cuentan con un indicador de la gasolina que se está gastando en cada momento. Aprende a cambiar de manera que el indicar siempre esté bajo.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de