El día que finaliza el plazo de consulta pública del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo sobre su próxima estrategia energética, The Green 10, una coalición formada por las mayores ONG ambientales de Europa, pide al banco que elimine los combustibles fósiles de sus futuros préstamos, empezando por el carbón, y descartar los préstamos a las fuente de energía de riesgo, como la nuclear y el gas.

Un borrador de proyecto de política energética presentado por el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) en verano aseguraba que el banco tiene previsto continuar invirtiendo en combustibles fósiles, incluyendo el carbón. Además, el banco no está considerando restringir sus préstamos actuales al sector nuclear y está abriendo la puerta a la financiación al gas.
 
La revisión de la estrategia del BERD llega en un momento clave, cuando los efectos negativos de la excesiva dependencia de los combustibles fósiles para el clima, el medio ambiente y la salud humana han sido ampliamente reconocidos. Como resultado, instituciones financieras internacionales, como el Banco Europeo de Inversiones, han introducido recientemente limitaciones a sus préstamos al carbón. Además, accionistas del BERD, como EEUU y los países nórdicos, han anunciado que pondrían fin a la financiación del carbón en países extranjeros.
 
En este contexto, The Green 10 pide al BERD que no vaya a contracorriente y que actúe con responsabilidad sumándose al camino hacia la descarbonización mediante la introducción de estrictas normas de emisiones para las inversiones relacionadas con la energía.
 
Tony Long, Oficina de Política Europea de WWF: “Es hora de que el BERD de un adiós definitivo al carbón y diga ‘no más’ de una vez por todas. Es importante que se una al creciente movimiento existente en las finanzas internacionales liderado por el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones para poner fin a la financiación de proyectos vinculados con el carbón, dado sus peligrosos impactos sobre el clima y la salud humana. Es evidente que el camino sostenible pasa por las  fuentes de energía renovable. Las inversiones en carbón hipotecan a las generaciones futuras a asumir el coste de limpieza de estas fuentes sucias y tóxicas”.
 
Mark Fodor, CEE Bankwatch Network: “El EBRD afirma que su nueva política energética apoya la sostenibilidad, pero ¿cómo pueden afirmarlo cuando el documento deja abierta la puerta al carbón? El EBRD sabe lo que hay que hacer, ahora es el momento de que tenga el valor de hacerlo”.
 
Louise Duprez, EEB: “La industria de los combustibles fósiles es la responsable de la muerte prematura de miles de personas, decenas de miles de hospitalizaciones y millones de días de trabajo perdidos en Europa cada año. Detener las inversiones del BERD hacia esta industria sería un paso muy necesario para romper nuestra adición al carbón, algo esencial para permitir a los europeos respirar aire fresco y tener un medio ambiente sano”.

Wendel Trio, CAN Europe: “El BERD debería apoyar los esfuerzos mundiales para reducir la contaminación por CO2 y acabar con la financiación al carbón. El Banco Europeo de Inversiones y el Banco Mundial han unido sus esfuerzos para proteger el clima y eliminar la financiación al carbón. La EBRD debería unirse a ellos, y también otros financiadores públicos seguir su ejemplo. El mundo necesita con urgencia este tipo de liderazgo”.
 
Jorgo Riss, Greenpeace: “Según aparece en el proyecto de su política energética, el BERD va a continuar con su antiguo enfoque de financiación al sector nuclear, incluyendo la extensión de la vida útil de los reactores existentes, como ocurrió recientemente en Ucrania. Por el bien del medio ambiente y de la salud humana, el BERD debe dejar de financiar la energía nuclear”.
 
Magda Stoczkiewicz, Friends of the Earth Europe: “El BERD debe abandonar la financiación a los combustibles fósiles de forma urgente, y no abrir puertas a inversiones en combustibles fósiles no convencionales, tales como el fracking. El banco ha señalado que estaría dispuesto a la financiación de estas operaciones que amenazarían el clima, el medio ambiente, la salud y las comunidades locales. En lugar de financiar el costoso y arriesgado fracking, los escasos fondos públicos deberían destinarse a desarrollar las energías renovables y a fomentar la eficiencia energética”.



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
josepx Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
josepx
Huésped
josepx

La banca europea invertirá en carbón mientras sea necesario y eso lo dictaminan las necesidades de la población y no los ecologistas, afortunadamente.