Son los datos más destacados del Informe de Evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en España 1990-2009, presentado ayer en rueda de prensa por Llorenç Serrano, secretario confederal de Medio Ambiente de Comisiones Obreras (CCOO). El informe ha sido elaborado por CCOO a partir de los datos facilitados por José Santamarta, director de la edición española de la revista World Watch.

Las emisiones en 2009 fueron equivalentes a 370,4 millones de toneladas de CO2, lo que supone un incremento sobre el año base (1990) del 27,82%. El Protocolo de Kioto implica para España que el promedio de las emisiones de gases de invernadero en el periodo 2008-2012 no debe superar en más de un 15% las de 1990.

Los años 2008 y 2009 han supuesto una fuerte reducción de emisiones y un cambio de tendencia que, de consolidarse, acercaría a España a su objetivo de Kioto y a alcanzar la llamada "senda de cumplimiento" elaborada por el Gobierno, que prevé un incremento de las emisiones del 37% y medidas compensatorias de este exceso de 22 puntos.

La reducción de las emisiones en el sector de la generación eléctrica ha sido de un 21% en 2009 respecto a 2008. Este descenso de emisiones va más allá del que correspondería por efecto de la disminución de la demanda (el consumo de electricidad se redujo e un 4,4%). La explicación podemos encontrarla en el cambio producido en el mix de generación eléctrica: pierden peso las tecnologías que más emisiones generan en  favor de las renovables.

La aportación de las energías renovables, sobre todo la eólica, a este resultado de reducción de emisiones es muy importante, por cuanto cubrieron el 23,4% de la generación de electricidad y evitaron la emisión de 29 millones de toneladas de CO2.

El sector del transporte por carretera disminuye sus emisiones en un 5,2%, sin embargo CCOO considera que ello se debe a la situación económica y que sigue siendo el sector más preocupante en cuanto a su evolución respecto al año base. Pese a esa disminución, el transporte consolida su posición de sector con mayor aportación al total de emisiones

CCOO reflexiona sobre el informe

A pesar del importante descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2008 y 2009, CCOO cree que España aún sigue siendo uno de los países industrializados donde más han aumentado estas emisiones, pero confía en que el uso de las energías renovables consiga disminuir aún más la emisión de estos gases para el 2010.

El sindicato destaca tras la publicación de este informe que en la Península Ibérica "ha aumentado la sensibilización de la población, de las diversas administraciones y de las empresas respecto al desafío del cambio climático", algo que se ha reflejado en la integración de una serie de medidas para garantizar la seguridad ambiental.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de