Ayer se clausuró en Sevilla el 3er Encuentro Local “Pueblos y Ciudades por la Sostenibilidad”, cuyo objetivo ha sido “consolidar un foro municipal de sostenibilidad como referencia en España, al igual que lo es CONAMA, a partir de una iniciativa de la sociedad civil. Está abierto por tanto no sólo a municipios sino también a otras administraciones, empresas, universidades y tercer sector, pero teniendo lo local, y sus implicaciones y potencial en el ámbito de la sostenibilidad, como eje clave de desarrollo” como ha explicado Gonzalo Echagüe, el Presidente de la Fundación CONAMA. Tras dos días de reuniones, ponencias y debates en los que han participado 600 personas procedentes de 130 municipios de toda España, se puede extraer la conclusión de que gran parte de la solución a la grave crisis ambiental del planeta está en las ciudades, y esto representa una buena oportunidad para superar la otra crisis, la económica.

Este encuentro ha servido de plataforma de lanzamiento del  informe “Cambio Global 2020/50 Programa Ciudades”, que propone un pacto en España hacia las ciudades neutras en CO2. Esta propuesta ha sido elaborada por un grupo de expertos españoles pertenecientes a la Fundación General Universidad Complutense de Madrid, la Fundación Conama y el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE); con el fin de que todas las ciudades españolas afronten el desafío del Cambio Global, es decir, el conjunto de cambios ambientales afectadas por la actividad humana, con especial referencia a cambios en los procesos que determinan del sistema Tierra.

El Informe propone una serie de objetivos, que se deberán cumplir para el 2050. Algunos de estos objetivos, con los que se pretende disminuir la  huella ecológica de nuestras urbes para conseguir así aproximarnos a la biocapacidad del país, son:

  • Empezar a recuperar el carácter compacto de nuestras ciudades reclamando densidades tendentes a unas 70 viviendas por hectárea en los nuevos desarrollos urbanos.
  • Impulsar la rehabilitación integral y energética de todo el parque edificado (25 millones de viviendas) para reducir sus emisiones climáticas en un 80%.
  • Transformar la estructura y movilidad urbana para que los desplazamientos en coche puedan irse reduciendo hasta el 10% de los viajes en ciudad.
  • Reducir y reciclar los residuos para conseguir finalmente el  ”vertido cero” al entorno.
  • Aprovechar los jardines y espacios verdes como sumideros de CO2.

La principal conclusión que se extrae de este Informe es que los ambiciosos objetivos que se proponen son plenamente viables; es decir, que se cuenta con los criterios, talento y herramientas necesarios para trabajar con éxito en esa dirección; ahora falta la apuesta política del país y sus ciudades para conseguir que el reto del Cambio Global se convierta en una oportunidad. Para poder conseguirlo se han considerado ocho áreas claves: la edificación y la ocupación del suelo, el consumo energético y las emisiones de

efecto invernadero, la movilidad urbana, la calidad del aire, el consumo de materiales y la generación de residuos urbanos, el ciclo urbano del agua, la biodiversidad y la biocapacidad de las ciudades, y la huella ecológica urbana.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de