Por Sergio Villarroel

redaccion@ambientum.com

Los diez activistas de Greenpeace, que fueron detenidos ayer por la policía, en Sevilla, han declarado esta mañana en los juzgados de la capital hispalense. Su protesta "pacífica" contra las causas del cambio climático, llevada a cabo en la Torre del Oro, fue paralizada por los agentes de Sevilla. Los activistas pretendían poner en esta torre una pancarta con el lema "cerrado por cambio climático".

Greenpeace había programado para ayer una protesta "pacífica" en la Torre del Oro, Sevilla, para  poner de "manifiesto que la crisis del clima no sólo afecta a los ecosistemas de la Península Ibérica", sino también a la economía española, y han señalado al sector turístico como una de las principales víctimas.

Fuentes de la asociación ecologista han confirmado a este periódico que los detenidos tenían previsto declarar ante el juez esta mañana. “Nosotros estamos en contacto con ellos para estar informados de cómo se desarrollan los acontecimientos”, afirmó una portavoz de Comunicación por teléfono.

Una decena de activistas de Greenpeace decidieron subir a esta torre para colocar una pancarta de unos 70m2 con el lema “cerrado por cambio climático”. Pero las fuerzas policiales decidieron actuar y bloquear el despliegue del mensaje. Los activistas acaban en la en la Comisaría de Blas Infante de la capital andaluza.

Reacción "desmesurada"

“Greenpeace considera desmesurada y abusiva esta larga detención ya que los activistas se manifestaron de forma totalmente pacífica para llamar la atención sobre uno de los problemas más graves del medio ambiente, el cambio climático” ha declarado Juan López de Uralde, director de Greenpeace España.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de