Con la ayuda de unos 50 voluntarios, WWF España introducirá hasta el próximo 18 de diciembre, unos 2.500 árboles entre la Hiruela, en la Sierra del Rincón (Madrid), Montejo de la Vega (Segovia) y Cañamero, en la comarca de las Villuercas (Cáceres).

El objetivo de esta iniciativa, afirman los ecologistas, es reivindicar que se frene la deforestación como uno de los “elementos clave para evitar una inminente catástrofe climática”. La organización WWF afirma que actualmente “la deforestación de los bosques tropicales supone cerca del 20% de los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera”.

Copenhague será decisivo para frenar la deforestación

WWF considera “fundamental” que se llegue a un acuerdo global en Copenhague para alcanzar la deforestación neta cero para 2020. Según Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, “nos encontramos ante una oportunidad de oro para construir un consenso sobre cómo el sector forestal puede ayudar a conseguir un cambio en la tendencia de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

La ONG indica que no sólo los bosques tropicales se encuentran amanezados. Los bosques españoles, añaden, “están muy degradados” y actualmente sólo ocupan el  29% de la superficie potencial que podrían ocupar.

La importancia de una política forestal

La organización insiste en que “la restauración de ecosistemas, junto con la protección legal efectiva y la gestión sostenible”, son los tres pilares sobre los que se debe asentar una política forestal coordinada a nivel estatal.

WWF asegura que para “revertir la actual tendencia de degradación, habría que restaurar más de dos millones y medio de hectáreas en nuestro país para 2030”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de