Las olas de calor son más habituales por el cambio climático

Las olas y rachas de calor se repiten ahora de manera más frecuente que hace 40 años en España. Los expertos no pueden atribuir exclusivamente cada uno de estos episodios al calentamiento global, pero sí afirman que el cambio climático intensifica tanto estos sucesos de climatología extrema como sus efectos.

Los estudios científicos destacan que, en los últimos 40 años, España ha registrado un incremento de las rachas de días cálidos y episodios de calor extrema, componentes básicos de las olas de calor. La mayor frecuencia de este tipo de sucesos es especialmente destacable en el verano. Así lo indica, por ejemplo, una investigación efectuada por varios expertos (Long-term changes in extreme temperatures and precipitation in Spain. Contributions to Science) en 2007. Entonces, se detectó que las rachas cálidas han registrado un aumento de cuatro días por década, lo que significa una prolongación de estos episodios de algo más de 16 días en cuatro décadas.

“La probabilidad de que se produzca una ola de calor y de que ésta tenga mayor duración se ha incrementado en más de medio mes en el presente”, sentencia Manola Brunet, directora del Centro en Cambio Climático (C3) de la Universitat Rovira Virgili. “Los episodios de calor extrema en la España peninsular son ahora más intensos, más frecuentes y más duraderos de lo que lo eran en el pasado. Además, es de esperar que éstos se intensifiquen aún más, se hagan más persistentes y duraderas en el futuro próximo”, agrega esta especialista.

La opinión de Martín Vide

Un primer aviso, grave por la sobremortalidad que produjo en la Europa occidental, fue la ola de calor del verano de 2003. Más recientemente, en 2015, una larga ola de calor, entre San Juan y Santiago, pulverizó récords de temperaturas máximas absolutas. 

“Las olas de calor son uno de los riesgos meteorológicos más importantes en las próximas décadas en España, y también para el Nordeste peninsular”, ratifica Javier Martín Vide, catedrático de Geografía Física de la UB y coordinador del Tercer Informe sobre el Canvi Climàtic a Catalunya. “Las olas de calor nos visitarán con más frecuencia y serán más intensas”, añade.

Es la conclusión que se extrae al observar la concordancia existente entre la evolución de los datos ya observados y la prevista por los modelos climáticos para un futuro cercano, y a medio y largo plazo. En estos modelos se apunta a un incremento más rápido de las temperaturas (especialmente de las extremas) en la parte cálida del año. “Las olas de calor en la Península se intensificarán más, serán más largas y más persistentes debido al fuerte incremento general de temperaturas observado y al previsto para el futuro de las temperaturas en la parte cálido del año para el conjunto peninsular”, añade Brunet.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de