Esta iniciativa servirá para mejorar la gestión de los ríos y, por lo tanto, habrá una interacción importante entre la comunidad científica y la  gestión de cuencas hidrográficas.

En una investigación sin precedentes en el marco del programa Consolider-Ingenio, del Ministerio de Ciencia e Innovación, SCARCE cuenta con un presupuesto de 4,5 millones de euros y durará 5 años. Durante este tiempo se reunirán 12 grupos científicos españoles con más de cien investigadores y líderes en diversas disciplinas como la hidrología, geomorfología, química, ecología, ecotoxicología, economía, ingeniería y modelización.

El coordinador del proyecto SCARCE será Damià Barceló, Director de IDAEA-CSIC, y Director del ICRA. Barceló ya fue supervisor en España del proyecto europeo AquaTerra, que analizaba la calidad del agua de cinco ríos europeos, entre ellos el Ebro.

Para realizar el estudio se aplicará una aproximación a diferentes escalas, con datos históricos y estudios de campo en cuatro cuencas hidrográficas representativas en España: Llobregat, Ebro, Júcar y Guadalquivir. Estas cuencas cubren una importante área de la España mediterránea y un amplio conjunto de condiciones socioecológicas. La investigación de campo se centrará en los episodios hidrológicos más relevantes, como las sequías y la identificación de las zonas sensibles al cambio global.

Programa Ingenio 2010

El SCARCE se inscribe dentro del marco del programa CONSOLIDER, una línea estratégica que persigue la excelencia investigadora mediante  la cooperación entre investigadores y con la formación de grandes grupos de investigación que aumenten las posibilidades de obtener recursos del Programa Marco europeo. El CONSOLIDER forma parte a su vez del Programa Ingenio 2010, del Ministerio de Ciencia e Innovación.

El desequilibrio entre los recursos de agua disponibles durante las sequías y el aumento de la demanda son causa de problemas ecológicos y económicos. La variabilidad temporal de estos recursos en la cuenca mediterránea ha aumentado a causa de la exacerbación del cambio climático y de la manipulación humana. El cambio global no afectará sólo a la disponibilidad de agua, sino también a su calidad y a los servicios ecosistémicos.

Además del IDAEA, dependiente del CSIC, y el ICRA, participan en este proyecto las siguientes instituciones: Universitat de Barcelona (UB) , Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) , Universitat de València (UV), Instituto de Ciencias Marinas de Andalucia (ICMAN) , Euskal Herriko Unibertsitatea (EHU) , Universitat Rovira i Virgili (URV), Universitat de Lleida (UdL), Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de