La propia Tierra trata de impedir el cambio climático sin éxito

Al margen del escepticismo y los debates políticos, la mayoría de los científicos, encabezados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), de Naciones Unidas, coinciden en alertar del peligro de que la actividad industrial humana fuera de control acabe devastando el planeta. Entre otras cosas, se teme que la liberación de gases de efecto invernadero, el dióxido de carbono entre otros, contribuyan a que el calor quede atrapado en la atmósfera. Este fenómeno está ya causando un calentamiento global sutil que amenaza con alterar profundamente el clima futuro, lo que dañaría aún más a la Naturaleza, de la que dependen el hombre y el resto de los seres vivos.

Científicos de la Universidad de California, Merced (Estados Unidos) han descubierto una evidencia de que la Tierra "está tratando de evitar" que esto ocurra. Detrás no hay ninguna intención, sino el efecto de un fenómeno de autorregulación que, sin embargo, los investigadores consideran incapaz de contrarrestar los daños provocados por la actividad humana. Según sus análisis, publicados este miércoles en la prestigiosa revista Nature, las plantas de la Tierra han aumentado en un 30 por ciento su tasa de absorción de dióxido de carbono en la atmósfera, desde que comenzó la industrialización, hace 200 años. Lo han hecho a través de la reacción biológica por la cual usan la luz del Sol y el agua para producir material vegetal: la fotosíntesis.

Sin embargo: "El incremento de la fotosíntesis no ha sido lo suficientemente grande como para compensar la quema de combustibles fósiles", ha dicho en un comunicado, Joe Berry, coautor del estudio e investigador en la Instituto Carnegie para la Ciencia. "Los frenos de la Naturaleza ya han sido sobrepasados. Depende de nosotros descubrir cómo podemos reducir la concentración de dióxido de carbono de la atmósfera".

La contaminación que "fertiliza"

Cuando hace unos 200 años el hombre descubrió que podía quemar combustible para impulsar la tecnología, comenzó a liberar a la atmósfera cantidades cada vez mayores de dióxido de carbono (CO2), que antes estaban atrapados en forma de carbón o petróleo en el subsuelo. Esto activó, de forma espontánea, un mecanismo de compensación natural. Las enzimas, unos engranajes biológicos capaces de llevar a cabo reacciones químicas, que las plantas usan para hacer la fotosíntesis, funcionan más rápido si se aumenta la cantidad de CO2 presente. Por eso, la polución aumentaría el crecimiento vegetal.

Además, el hombre emite gases ricos en nitrógeno que, aparte de causar problemas de salud, pueden también aumentar el crecimiento de los vegetales. Junto a esto, el incremento de la temperatura y la agricultura cada vez más intensiva favorecen también el ascenso de la actividad fotosintética.



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Josep Ribés Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Josep Ribés
Huésped
Josep Ribés

El hombre emite gases ricos en CO2 y nitrógeno que actúan cómo abonos, aparte de causar problemas de salud, aumentan el crecimiento de los vegetales. Junto a esto, el incremento de la temperatura y la agricultura cada vez más intensiva favorecen también el ascenso de la actividad fotosintética. La naturaleza se autorregula y a pesar de su ayuda nos estamos pasando, debemos aumentar los bosques.