El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que la lucha contra el cambio climático, así como la adaptación al mismo, tiene grandes ventajas, y forma parte del esfuerzo colectivo para construir un futuro mejor.

Arias Cañete hacía estas declaraciones en la presentación en España de la campaña europea “El Mundo que quieres, con el clima que quieres”, por parte de la comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, en la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI-ICADE), en Madrid.

Al acto han asistido también el rector de la Universidad Pontificia Comillas, Julio L. Martínez; el embajador de la Campaña en España, el actor Sergio Peris-Mencheta; y el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, entre otras autoridades.

En su intervención, Arias Cañete ha explicado que esta campaña busca constituir “una plataforma de debate sobre el cambio climático, abierta a particulares, empresas, instituciones y grupos locales, para analizar soluciones prácticas e innovadoras de acción por el clima”.

Proyectos para el cambio climático

Como ejemplo de actuaciones puestas en marcha, el ministro ha citado los “Proyectos Clima”, con un presupuesto en 2012 de 4 millones de euros. Se trata de proyectos de mitigación del cambio climático en los sectores difusos, cuyas reducciones de emisión verificadas serán adquiridas a un precio de 7 €/Tn CO2, por el Fondo de Carbono del Ministerio durante los cuatro primeros años de vida de cada proyecto.

Según ha detallado, estos Proyectos Clima evitarán la emisión de más de 800.000 toneladas de CO2 y permitirán crear más de 3.300 empleos, entre directos e indirectos, con una inversión inicial para su puesta en marcha de 400 millones de euros por parte de los promotores.

Al mismo tiempo, Arias Cañete se ha referido a la puesta en marcha del Plan de Impulso al Medio Ambiente, el PIMA Aire, un plan de ayuda a autónomos y a empresas para sustituir vehículos comerciales usados por otros nuevos más eficientes y menos contaminantes.

Asimismo, “estamos desarrollando el proyecto Huella de Carbono, dirigido a las empresas españolas, que vincula el cálculo y reducción de su huella de carbono, con el fomento de los sumideros nacionales, bosques principalmente”. Con esta iniciativa se pretende que aquellas empresas que deseen compensar su huella de carbono puedan hacerlo con la adquisición de unidades de absorción de CO2 en España.

Connie Hedegaard

Por su parte, la comisaria Europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, durante la presentación ha reclamado a los Estados y, en particular a España que apoyen en la UE un sistema que permita un mercado estable de los derechos de emisiones de CO2, el sistema conocido como “backloading”, que anteayer fue rechazado en el Parlamento europeo.

Hedegaard ha manifestado su preocupación por que la falta de estabilidad del precio en los mercados de derechos de emisión podría llevar a las empresas y estados a ser menos ambiciosos a la hora de reducir sus emisiones de CO2 por su bajo precio.

En este sentido, ha dicho que este martes la Presidencia irlandesa de la UE anunció que tratarán de acelerar las negociaciones en el Consejo para tomar una decisión con el "objetivo de lograr un voto positivo".

Por eso, ha pedido a los ministros que apoyen el backloading. "Tengo grandes esperanzas en que España apoye el backloading", ha manifestado la comisaria que ha subrayado que España tiene algo que decir en junio a este respecto y que espera obtener el apoyo de este país. A su juicio, los gobiernos tiene "la responsabilidad", por lo que espera el voto positivo de los Estados miembro.

Respecto a la técnica de la fractura hidráulica, conocida también como “fracking”, ha opinado que "si haces fracking debes observar distintas reglas ambientales" y tener en cuenta distintos químicos, así como otras muchas cuestiones.

"No deberíamos repetir los errores que se cometieron en Estados Unidos (…). Deberíamos hacerlo de forma más inteligente. El fracking está bien como técnica para encontrar gas, pero no creo que podamos conseguir con ello más eficiencia que con las renovables", ha valorado Hedegaard. En definitiva, opina que "hay muchas razones, tecnológicas y de otro tipo, por las que no lo haremos tan barato como en Estados Unidos".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de