Según el Instituto Catalán de Ciencias del Clima, las proyecciones climáticas producidas y analizadas en el marco de la redacción del cuarto y último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado en 2007, se esperaba un aumento de la temperatura media planetaria de unos 0,2° C por década durante los siguientes dos décadas. No obstante, según las observaciones más recientes, la última década ha resultado convertirse en una deceleración clara en el calentamiento global, lo que provocó un debate dentro de la comunidad científica y el desarrollo de diversas hipótesis para explicar su origen. A partir de observaciones o de modelos climáticos, se han barajado diferentes teorías que podrían explicar esta pausa en el calentamiento global:

  • La disminución observada de la concentración en vapor de agua estratosférico (uno de los gases de efecto invernadero), aunque hay asociada a esta concentración una incertidumbre significativa.
  • Un aumento en la concentración de aerosol estratosférico debido a las múltiples erupciones volcánicas recientes de pequeñas dimensiones, ya que los aerosoles estratosféricos reflejan la energía solar;
  • Una estimación incorrecta del efecto neto de los aerosoles troposféricos, algunos de ellos con un efecto reflectante de la energía solar, los otros con un comportamiento de gas de efecto invernadero;
  • Una disminución en la actividad solar que sigue un ciclo de 11 años con una máxima actividad que apareció en 2002 y un mínimo en 2008. Pero esa disminución es pequeña, de manera que es de suponer que deben participar factores amplificadores;
  • La absorción por el océano del calor almacenado por el planeta a través del efecto invernadero. Esta absorción se da principalmente en el Océano Atlántico, debido a una desaceleración de la circulación termohalina, sin embargo, esta teoría no puede ser confirmada fácilmente por la falta de observaciones;
  • La absorción por el océano de este calor, principalmente en el Pacífico tropical debido a una intensificación de las células de circulación sub-tropicales con una intensificación del ascenso de agua fría en el ecuador y el descenso de agua caliente a 30°S/30° N, pero también esa teoría es difícil de probar debido a la falta de observaciones.

Utilizando las observaciones más recientes y una versión reciente del modelo climático europeo ECEarth, el trabajo presentado por el Instituto Catalán de Ciencias del Clima permitió desempatar las diferentes teorías. Se realizaron un conjunto de previsiones climáticas retrospectivas con el modelo climático EC-Earth, utilizando datos de partida de la mejor estimación del estado del clima observado. De este modo, se consiguió predecir retrospectivamente la meseta de temperatura hasta 5 años antes. Se realizaron también experimentos de sensibilidad aislando cada uno de los factores antes mencionados. Cuando la meseta no fue reproducida, fue apartado el factor a prueba. Se desprende de este estudio que la pausa en el calentamiento global parece deberse principalmente a la absorción de calor por el océano Atlántico y la banda tropical simultáneamente. La coincidencia de estos dos factores ha permitido la compensación de la energía absorbida por el planeta a través del efecto invernadero. En otras palabras, la desaceleración observada del calentamiento global en la última década corresponde con el efecto de la variabilidad natural del sistema climático, que enmascara temporalmente el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de