PIXABAY

La Plaza de San Marcos de Venecia, en Italia, es uno de los puntos más fotografiados no solo de Italia, sino del mundo. El exotismo de esta ciudad repleta de canales era, cuando la situación sanitaria lo permitía, un ir y venir constante de turistas de todas partes del mundo. Estos venían atraídos por sus canales, sus máscaras, sus góndolas y ese aire mezclado de historia, nostalgia y misterio que tan bien envuelve a toda Italia.

Esta ciudad está completamente condicionada por el agua y las mareas. Tanto es así que periódicamente se da un fenómeno conocido como acqua alta” que viene provocado por un aumento del nivel de mar de más de 90 centímetros. Cuando esto ocurre, Venecia se queda inundada, dejando imágenes de turistas andando por las plataformas de madera, improvisadas botas de agua y sillas flotando.

Sin embargo, y aunque los venecianos están más o menos acostumbrados al acqua alta, lo cierto es que este fenómeno es cada vez más frecuente y también más virulento. Fue en noviembre de 2019 cuando esta ciudad amaneció con 187 cm de acqua alta, convirtiendo la plaza de San Marcos en una enorme piscina.

Italia se ahoga por el cambio climático

Precisamente, durante estos mismos días otra ciudad italiana, Matera, al otro lado de la península italiana fue invadida por un enorme alud de lodo. Así dos patrimonios de la UNESCO quedaron duramente perjudicados por las inundaciones. Inundaciones que ya no son provocadas solo por el mal tiempo, sino que hay otro factor mucho más importante: el cambio climático.

Según los datos del European Severe Weather Database, cerca de 1.100 eventos extremos tales como tornados, lluvias torrenciales, granizos o tormentas de nieve han tenido lugar en Italia durante 2020, mientras que España, por ejemplo, contabilizó 470. Además, no solo preocupa la cantidad de eventos meteorológicos extremos, sino su imparable aumento. Por ejemplo, en 2010 Italia sumó 292 episodios, mientras que España llegaba a 128.

Pero, ¿a qué se debe esta situación? El Mediterráneo es un hot spot climático, es decir, un área que resulta más sensible a los cambios del clima. Además, mientras que en el mundo el crecimiento promedio de la temperatura es de un grado respecto a la época preindustrial, Italia roza ya los dos grados y corre un gran riesgo de superar los objetivos impuestos por el Acuerdo de París.

Pero no es el acqua alta veneciana el único fenómeno al que se enfrentan los italianos. También las precipitaciones han disminuido un 30% durante el otoño y el invierno, al mismo tiempo que suben un 10% los fenómenos intensos de lluvia. La temperatura media del país también se está viendo afectada.

Por ejemplo, durante el verano hay noches en las que la temperatura mínima no desciende de los 20 grados. Además, sequías y pérdidas agrícolas, como las producciones de maíz o remolacha, son otras de las consecuencias vividas en Italia a causa del cambio climático.

El cambio climático, a las escuelas italianas

Para muchos italianos esta situación ya es cuestión de vida o muerte y piden al Gobierno más iniciativas y concienciación en la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, Milán estimula construcciones o reestructuraciones que tengan un impacto medioambiental nulo. Por su parte, Bolonia ha elaborado su propio plan que incluye la participación de una representación de ciudadanos en la elección de las futuras estrategias climáticas.

La concienciación desde edades tempranas en la responsabilidad de la protección y cuidado del medio ambiente también es un punto muy importante a tener en cuenta. Fue también a finales de 2019 cuando el ministro de Educación italiano anunció que Italia sería el primer país en incluir el cambio climático como asignatura obligatoria en todas las escuelas públicas desde los 6 a los 19 años, durante 33 horas al año.

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://stopcambioclimatico.azurewebsites.net/2021/04/07/italia-efectos-cambio-climatico/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de