Las secciones españolas de las ONG Greenpeace, Oxfam Internacional, WWF/Adena y Friends of the Earth (Amigos de la Tierra) y la red de organizaciones ecológicas Climate Action Net in Europe critican “la falta de liderazgo” de la Unión Europea en la lucha contra el cambio climático y subrayan que las propuestas de la UE para reducir, entre otros, sus emisiones de C02 a la altura de 2020 en un 20% son “inadecuadas” e “insuficientes” para conseguir limitar a 2 grados centígrados el incremento de la temperatura global del planeta.

En una rueda de prensa conjunta, el director de Climate Action Net in Europe, Matthiew Duwe, recordó que la UE se precia de ejercer “el liderazgo” en la lucha contra el calentamiento global y subrayó que la aprobación futura por los Veintisiete y el Parlamento Europeo del paquete sobre energía que negocian en la actualidad “dará un impulso a las negociaciones” internacionales para coronar un acuerdo post-Kioto, al asegurar que “lo que hace en casa (la UE), lo sigue el resto del mundo”. Sin embargo, “la UE está muy, muy lejos de ser el líder”, recalcó por su parte el director del Programa de Energía Global de WWF, Stephen Singer.

Las ONG lanzaron esta crítica a pocas semanas de que se reanuden en Poznan (Polonia), entre el 1 y el 12 de diciembre, las negociaciones internacionales, bajo el auspicio de la ONU, para tratar de cerrar un acuerdo global postkioto que limite las emisiones de C02 más allá de 2012, cuando expira el actual Tratado de Kioto.

Exigen medidas de presión para cumplir los objetivos

La coordinadora del Programa de Clima y Energía de Friends of the Earth, Sonja Meister, recordó que “muchos Estados miembros no están en vías de cumplir sus objetivos de Kioto en 2012, especialmente de los antiguos Estados miembros”, entre los que citó a España e Italia.

Por ello, lamentó que la UE no contemple en su paquete legislativo sobre energía “medidas específicas, directas, para garantizar que puedan presionar a los Estados miembros a cumplir sus objetivos” y avaló la propuesta de la Eurocámara de penar “con 100 euros por tonelada de C02” a los Estados que no cumplan sus objetivos y no se les permita acceder a subastas de emisiones “hasta que hayan pagado las multas”.

Ayudas al sector del automóvil

Por otra parte, el director de Política Energética de Greenpeace, Joris den Blanken, aseguró que su ONG considera aceptable que la UE apruebe un paquete de ayudas para el sector automovilístico por valor de 40.000 millones de euros si le exige como “objetivo vinculante” limitar en 2020 las emisiones de C02 de los coches que fabrican a “80 gramos por kilómetro”, al recordar que, incluso, un objetivo de 110 gramos por kilómetro recorrido “no es suficiente” para limitar al 2% el incremento de la temperatura global.

Por su parte, Singer rechazó la petición de los Estados de la nueva ampliación como Polonia y Bulgaria de que haya flexibilidad en el cumplimiento de estos objetivos al considerar que si aplicaran correctamente la directiva sobre eficiencia energética de los edificios superarían sus respectivos objetivos de reducción de emisiones y, asimismo, consideró que “dado que el actual nivel de fondos de la política agrícola común” no continuará, a su juicio, más allá de 2013, se debería emplear este dinero “para ayudar a los países más pobres (de la UE) a avanzar hacia economías bajo en carbono”.

Reducir un 30% las emisiones en la UE

En concreto, las ONG reclaman que la UE, que representa el 15% de las emisiones de C02 a nivel global y el 22% del Producto Interior Bruto mundial, reduzca sus emisiones “al menos en un 30% a nivel doméstico” respecto a los niveles de 1990, es decir, dentro de su territorio.

Asimismo, consideran que la propuesta de la Comisión Europea de permitir a los Veintisiete, entre 2008 y 2020, imputar hasta un 45% de las reducciones de emisiones del total asignadas a cada Estado, a través de la compra de créditos externos a países en vías de desarrollo a través del “mecanismo de desarrollo limpio” (CMD por sus siglas en inglés), supone una manera de evitar reducir las emisiones en los propios Estados miembros. “Los Estados miembros incluso quieren un porcentaje mayor”, de hasta un 65%, lamentó Den Blanken, en alusión a países como España.

Por ello, las ONG reclamaron modificar el mecanismo de desarrollo limpio en el seno de la ONU e, incluso, “eliminarlo”, porque “el 40% de los proyectos CDM no reducen las emisiones de C02” en los países en vías de desarrollo.

Ayudas a los países en vías de desarrollo

La responsable de Oxfam en Bruselas, Elisa Ford, recordó que los Estados miembros se “comprometieron” en la Conferencia de Balí con el principio de ayudar a los países en vías de desarrollo a mitigar el impacto del cambio climático.

“La UE tiene una responsabilidad al provocar el cambio climático en los países en vías de desarrollo”, subrayó, recordando, por ejemplo, que los países en vías de desarrollo sufren “cuatro veces más desastres naturales que hace 20 años” por efecto del cambio climático. Además, 200 millones de personas más en África podrían no tener acceso a agua en 2020 y otras 50 millones de personas estarán al borde de padecer hambre sólo por el impacto del cambio climático, lamentó.

Por ello, defendió que la UE les proporcione “al menos un 30%” de los 38.000 millones de euros anuales que las ONG calculan que los países en vías de desarrollo necesitan cada año para mitigar el impacto del cambio climático.

Asimismo, Ford defendió “las subastas” de créditos de emisiones de C02 como una opción en la que “todo el mundo gana” porque se respeta el principio de que “el que contamina paga” y, asimismo, consideró que el 50% de lo que se saque en las subastas “debería ir a la adaptación, mitigación y protección forestal” de los países en vías de desarrollo

España debe tomar una posición decisiva

Paralelamente, las secciones españolas de Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace y WWF reclamaron hoy al presidente del Gobierno español que haga pública la posición del gobierno español en seis asuntos clave de la política de cambio climático.

En una misiva remitida al jefe del Ejecutivo y ante el inicio de las negociaciones internacionales de cambio climático el próximo 1 de diciembre, subrayan que que la UE asuma el liderazgo que la comunidad internacional depende de que países como España adopten una “posición decisiva”. “Lo que está en juego es la credibilidad de los estados europeos para poner solución al problema del cambio climático”, advierten.

Para ello, las organizaciones firmantes están animando a ciudadanos y ciudadanas para hacerle llegar su preocupación y conocer de forma directa si los representantes políticos están dispuestos a demostrar verdadero liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Al igual que en España, miles de personas en toda Europa están haciendo llegar a sus Jefes de Estado y ministros sus inquietudes a través de la página web www.timetolead.eu



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de