El 83,4% de los españoles admite como una realidad el cambio climático, y dentro de ese porcentaje, el 94,4% lo atribuye a las actividades humanas, según datos derivados del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de Noviembre, que recoge La Vanguardia.

El informe revela también que los encuestados consideran “escasa” la importancia que los partidos políticos otorgan a esta cuestión.

Los datos coinciden con las conclusiones de trabajos previos dirigidos por Pablo Meira, profesor de la Universidad de Santiago (por encargo de la Fundación Mapfre). Todos estos datos ponen de manifiesto que el negacionismo climático no prevalece en España.

Es un hecho: frente a la aplastante mayoría de españoles que cree que existe un cambio climático (el 83,4%), sólo lo niegan uno de cada diez (el 10%), en tanto que el resto tiene dudas, no sabe o no contesta.

Influencia humana directa

Entre quienes se muestran concienciados por el problema, el 58,1% considera que la acción de los seres humanos (gases, industria, coches…) está influyendo “mucho” y el 35,3% “bastante”.

En este sentido, la opinión expresada en el barómetro del CIS indica que los españoles confían en que todavía se puede actuar contra el calentamiento global: el 62,7% cree que “se puede parar y dar marcha atrás”, mientras que solo uno de cada cinco (21%) juzga que la situación es “irreversible”.

También se desprende de la encuesta la convicción de que para frenar esta amenaza, son necesarios cambios sociales y energéticos. El 88% cree en “un cambio en el funcionamiento de nuestras sociedades” y sólo un 4,1% no ve necesidad de ello (el resto no sabe o no contesta).

La acción individual contra el cambio climático

En el listado de medidas que se pueden adoptar a nivel particular para mitigar el cambio climático, los encuestados priorizan tres acciones: el reciclaje (vidrio, papel, plásticos…), que es la más citada, (con un 70,5%); el consumo responsable de energía en la vivienda (57,6%), y el uso de medios de transporte sostenibles y alternativos, como el transporte público o la bicicleta (con un 55,3%).

Otras acciones citadas en la encuesta son el control del consumo de agua (53,4%), la reutilización de ropa, muebles y otros objetos (37.9%), la instalación de placas solares en las viviendas (35,9%) y el uso de vehículos eléctricos o híbridos (32,8%), así como el consumo moderado en general (31,5%), la compra de productos de proximidad y de temporada (31,1%), y de productos ecológicos (31%).

En este apartado se efectuaron 2.552 encuestas y solamente el 3.2% de los preguntados se acogieron al “no sabe, no contesta”.

Por lo general, y atendiendo a las respuestas de la encuesta, los españoles discrepan con la afirmación de que es muy difícil que “una persona corriente pueda hacer algo para luchar contra el cambio climático”.

Dos tercios no están de acuerdo con esta percepción “derrotista”, mientras que, por el contrario, casi un tercio (el 31,7%) la da por cierta.

Según la información de La Vanguardia, el 81,6% está convencido de que “cambiar la forma de vida” ayudaría a paliar el problema, frente al 11,8% que está poco o nada de acuerdo con esta afirmación.

Fuente: María Castañeda Carvajal / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/cambio-climatico-cis/,