España considera que los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU deben prestar una atención más precisa a los aspectos del cambio climático por regiones, y especialmente por subregiones con peculiaridades climáticas, como es el caso del Mediterráneo. Así se desprende de los comentarios que la delegación española hace a la discusión sobre el futuro del IPCC, a los que ha tenido acceso Europa Press.

"Quizá, necesitaremos revisar los actuales conceptos sobre regiones geográficas, introduciendo sub-regiones y nuevas regiones climáticas especiales, que tengan particularidades relevantes, como la mediterránea", añade. Además, apuesta firmemente por la elaboración de un informe especial sobre energías renovables "tan pronto como sea posible".

El próximo miércoles 9 de abril comienza en Budapest la 28 reunión del IPCC, en la que también se discutirá a qué tarea dedica la cuantía en metálico del Premio Nobel de la Paz, concedido el pasado año al IPCC junto con el ex vicepresidente Al Gore. Una de las opciones es hacer un informe específico sobre calentamiento global y paz.

En todo caso, ésta será un encuentro de carácter más técnico que el celebrado el pasado mes de noviembre en Valencia, cuando el se aprobó el Cuatro Informe de Síntesis (AR4) en el que quedó ya patente que el cambio climático está sucediendo y que está causado por el hombre. La delegación española estará encabezada por la subdirectora de la Oficina de Cambio Climático, Concepción Martínez, según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Medio Ambiente.

Quinto informe de síntesis en 2014

Entre los aspectos a debatir están las mejoras que pueden introducirse de cara al Quinto Informe de Síntesis, cuyo ciclo debería comenzar, según España, a finales del 2008 o principios del 2009 y cubrir un periodo no superior a cinco o seis años, como hasta ahora. Por tanto, apuesta por un nuevo informe global sobre el cambio climático en el mundo en el año 2014, como muy tarde.

Además de un estudio más regionalizado, considera necesario incrementar los conocimientos sobre las dimensiones económicas del cambio climático, tanto en los aspectos de mitigación como en los adaptación (costes de la inacción, análisis de coste-eficiencia de las medidas y efectividad de las diferentes políticas). Todo ello debe poner en relación en áreas más pobres, y no sólo en países pobres, el desarrollo económico con la limitación de emisiones de CO2.

En este contexto, España considera que el desarrollo de nuevos escenarios globales es crucial. "Deben estar listos antes del próximo informe de síntesis", señala. En cuanto al próximo resumen para responsables políticos (que acompañará al informe de síntesis), cree que debe dársele mayor prioridad a su diseño y elaboración, integrando la visión de los descubrimientos científicos clave con otros aspectos relevantes para afrontar el la lucha contra el cambio climático.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de