España confirma su compromiso contra el cambio climático

Rajoy participó junto a casi una treintena de líderes internacionales en la reunión impulsada por el presidente francés, Emmanuel Macron, y auspiciada por la ONU y el Banco Mundial en el segundo aniversario de la cumbre que alumbró el Acuerdo de París sobre el clima. Una cita con el objetivo de ratificar la plena vigencia de ese acuerdo pese a que Estados Unidos, tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, haya decidido desmarcarse del mismo.

El jefe del Ejecutivo participó en la cumbre de líderes de hace dos años con la que se inició la conferencia mundial que desembocó en el Acuerdo de París, y ya en aquel momento, a veinte días de las penúltimas elecciones generales celebradas en España, anunció que si renovaba su mandato, aprobaría una ley de cambio climático.

Ahora vuelve a París con la intención de que esta ley se convierta en realidad el próximo año. Es lo que ratificó el pasado viernes el Consejo de Ministros al incluir esta ley en el primer Plan Normativo de la Administración General del Estado, que avanza las iniciativas legislativas que el Gobierno prevé aprobar a lo largo de 2018.

Con esa ley de cambio climático y transición energética el Gobierno pretende establecer un marco normativo que recoja los objetivos a medio y largo plazo de reducción de emisiones de gases efecto invernadero y los objetivos en materia de energía.

Rajoy llevó a París, según fuentes del Gobierno, el total compromiso de España con el cumplimiento del acuerdo firmado en la capital francesa y, en consecuencia, con el objetivo, junto al resto de socios europeos, de reducir en 2030 las emisiones al menos un 40 por ciento con respecto a 1990.

Ayer se debatió también sobre las iniciativas vinculadas a la financiación climática. Al respecto, el Gobierno destaca que, a pesar de las restricciones presupuestarias, España ha ido incrementando esas contribuciones desde los 205 millones de euros en 2012 a 595 en 2016, en línea con el compromiso de alcanzar los 900 a partir de 2020.

Macron, Rajoy y el primer ministro luso, Antonio Costa, junto al vicepresidente de la Comisión para la Unión Energética, Maros Sefcovic, avanzaron ayer su intención de celebrar en Portugal en el primer semestre del próximo año una cumbre sobre interconexiones continuación de la celebrada en Madrid en marzo de 2015.

Las interconexiones entre los tres países subraya el Gobierno que permitirán aumentar su contribución a la seguridad energética y cumplir con los objetivos de la UE en materia de energías renovables y de reducción de los gases de efecto invernadero. Antes de asistir a la cumbre, Rajoy participó en el Palacio del Elíseo en un almuerzo de trabajo organizado por Macron con los jefes de Estado y de Gobierno presentes en París.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de