Hay veces que necesitamos un toque de atención fuerte, un cambio brusco o incluso traumático para que logremos abrir los ojos y reaccionar. Hemos hablado muchísimas veces del estado de salud de nuestro planeta, de los efectos del cambio climático y de las consecuencias que podemos encontrarnos si no actuamos ya, pero parece que esto no ha sido lo suficientemente impactante para hacernos recapacitar.

Tic, tac; el tiempo corre y lo hace en contra de nosotros. Tic, tac; tenemos exactamente, en el momento de redactar este post, siete años, 79 días, 20 horas, 41 minutos y 3 segundos para evitar una catástrofe climática irreversible.

Al planeta le queda menos de una década

Sí, has leído bien. Siete años, ni siquiera una década. ¿Impresiona, verdad? Piensa dónde estabas hace siete años y seguramente te acuerdes de dónde trabajabas o a dónde te fuiste de vacaciones. ¿Han cambiado mucho las cosas? Probablemente no y es que, en realidad, siete años es muy poco tiempo.

Tic, tac; La cuenta atrás nos impresiona y es aquí donde nos damos cuenta de que el tiempo para salvar a nuestro planeta se nos escapa de las manos. Este reloj no nos lo hemos inventado nosotros sino que es una iniciativa de Climate Clock, que ha instalado hace unas semanas un reloj gigante en la ciudad de Nueva York, concretamente en Union Square, mostrando la fecha de caducidad de nuestro planeta.

Este temporizador muestra dos datos: el primero en color rojo es el temporizador, que indica el tiempo que queda para agotar nuestro presupuesto de carbono, es decir, la cantidad de CO2 que se puede liberar a la atmósfera; el segundo dato, esta vez en color verde, indica el porcentaje de la energía mundial que se obtiene a partir de fuentes renovables que, en el momento de redactar este artículo, era del 27,80%.

Toque de atención

¿Quién está detrás de todo esto? Como comentábamos unas líneas más arriba, este toque de atención viene de la mano de un grupo de artistas, científicos y activistas que han puesto en marcha este proyecto para alargar todo lo posible la fecha de caducidad de nuestro planeta.

En concreto, los artífices de esta acción se llaman Gan Golan y Andrew Boyd, quienes declaran a varios medios que “el mundo literalmente depende de nosotros”. Y es que de nuestras acciones depende que podamos seguir disfrutando del planeta tal y como lo conocemos.

En nuestras manos queda el poder parar el tiempo y ganarle años, horas, minutos y segundos a nuestro planeta Tierra que, recordemos, es el único que tenemos. ¿Qué podemos hacer? Reciclar, reutilizar, hacer un uso responsable de la energía, apostar por las energías renovables, reducir el consumo de plásticos… Son muchas las acciones que pueden ayudar a evitar una gran catástrofe climática.

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://www.stopcambioclimatico.es/2020/10/16/planeta-tiene-fecha-caducidad/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de