PIXABAY

Gran parte del «exceso de calor» almacenado en el Atlántico Norte subtropical se encuentra en las profundidades del océano (por debajo de los 700 metros), según sugiere una nueva investigación publicada este martes en la revista Nature Communications Earth & Environment.

Los océanos han absorbido alrededor del 90% del calentamiento causado por los humanos y, según estos resultados, en el Atlántico Norte subtropical (25°N), el 62% del calentamiento de 1850-2018 se mantiene en las profundidades del océano. Los investigadores, de la Universidad de Exeter y la Universidad de Brest, estiman que las profundidades del océano se calentarán otros 0,2 °C en los próximos 50 años.

El calentamiento de los océanos puede tener una variedad de consecuencias, incluido el aumento del nivel del mar, cambios en los ecosistemas, las corrientes y la química, y la desoxigenación.

El océano absorbe el exceso de calor

“A medida que nuestro planeta se calienta, es vital comprender cómo el exceso de calor absorbido por el océano se redistribuye en el interior del océano desde la superficie hasta el fondo, y es importante tener en cuenta las profundidades del océano para evaluar el crecimiento del ‘desequilibrio energético’ de la Tierra”, asegura. Marie-José Messias, investigadora de la Universidad de Exeter.

«Además de descubrir que las profundidades del océano retienen gran parte de este exceso de calor, nuestra investigación muestra cómo las corrientes oceánicas redistribuyen el calor a diferentes regiones”, añade. “Descubrimos que esta redistribución fue un factor clave del calentamiento en el Atlántico Norte».

Océanos conectados

Los investigadores estudiaron el sistema de corrientes conocido como Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC). Este sistema funciona como una cinta transportadora, transportando agua tibia desde los trópicos del norte, donde el agua más fría y densa se hunde en las profundidades del océano y se esparce lentamente hacia el sur. Los hallazgos resaltan la importancia de la transferencia de calentamiento por parte de AMOC de una región a otra.

Messias asegura que el exceso de calor de los océanos del hemisferio sur se está volviendo importante en el Atlántico Norte, que ahora representa alrededor de una cuarta parte del exceso de calor. El estudio utilizó registros de temperatura y «trazadores» químicos, compuestos cuya composición se puede utilizar para descubrir cambios pasados en el océano.

Ralentización sin precedentes

Un estudio reciente en una revista del mismo grupo alertaba de que “cantidades de calor sin precedentes” están entrando en el océano Ártico a través del estrecho de Bering, “especialmente durante los meses de verano”, con el desequilibrio que esto puede introducir en zonas claves del planeta, y varios trabajos indican que la circulación del Atlántico norte sufre una ralentización sin precedentes.

“Si continuamos induciendo el calentamiento global”, concluía aquel trabajo, “la corriente del Golfo seguirá debilitándose hasta un 34%-45% hacia 2100 según los últimos modelos climáticos» y «esto nos podría acercar peligrosamente a un punto de no retorno en el que el flujo se vuelve inestable”.

Las consecuencias de este cambio se pueden manifestar de muchas maneras en los dos lados del Atlántico. En Europa, esta ralentización puede incrementar el número de eventos extremos modificando la trayectoria de las tormentas que entran desde las aguas atlánticas y aumentando su intensidad. Según algunos trabajos, también se incrementarán las olas de calor en verano y disminuirán las precipitaciones en este época del año.

Fuente: Vozpópuli

Artículo de referencia: https://www.vozpopuli.com/next/oceano-profundo-calentamiento.html



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de