El nivel del mar dependerá, en última instancia, de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) durante este siglo, con un incremento, a partir de 2020, de 0,2 metros por cada cinco años de retraso de las acciones para mitigar el impacto climático.

Un gas de efecto invernadero (GEI) es un gas atmosférico que absorbe y emite radiación dentro del rango infrarrojo. Este proceso es la fundamental causa del efecto invernadero. Los principales GEI en la atmósfera terrestre son el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el óxido de nitrógeno y el ozono.

Sin los gases de efecto invernadero la temperatura promedio de la superficie terrestre sería alrededor de −18 °C,​ en lugar de la media actual de 15 °C. En el sistema solar, las atmósferas de Venus, Marte y Titán también albergan gases que causan un efecto invernadero.

Nivel del mar

El aumento descrito es una respuesta a varios factores como la expansión de los océanos debido a la fusión de los polos, que se produciría como consecuencia del progresivo cambio climático.

El Acuerdo de París, adoptado en diciembre de 2015 y en vigor desde noviembre de 2016, tiene como objetivo limitar el calentamiento por debajo de los dos grados centígrados. No obstante, este plan no ha cuantificado cuánto crecerá el nivel del mar como resultado de hacer disminuir las emisiones contaminantes.

Matthias Mengel, líder del estudio, y el resto de investigadores han presentado modelos de simulación que muestran que si las emisiones de GEI se mantienen a cero hasta 2300 los niveles del mar crecerán hasta un máximo de 1,2 metros.

Además, es improbable que los niveles se estabilicen más allá de 2300 debido a la inercia del sistema, pese a que las temperaturas no aumenten por encima de 2 grados. Los autores del análisis aseguraron que las actuaciones que se lleven a cabo durante las próximas décadas tendrán una influencia determinante en los niveles del mar de los siguientes siglos.

Fuente: EFE Verde,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de