El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, presentaron en París la Iniciativa Colombia Sostenible, una iniciativa diseñada por el gobierno de Colombia y el BID, que utiliza un enfoque sistémico para hacer frente al desarrollo del país, respondiendo a los desafíos de la lucha contra el cambio climático, la desigualdad social y el post-conflicto.  

Un compromiso latente con la paz y el cambio climático  Con el 10% de la biodiversidad del planeta, el equivalente a la superficie de Francia en bosques naturales, sus vastas reservas de agua dulce y un amplio stock de tierras cultivables, Colombia tiene un rol importante en la lucha contra el cambio climático ad portas de un acuerdo global en la COP21. Un doble desafío, teniendo en cuenta que esta riqueza natural se encuentra en las que han sido las zonas más afectadas por más de cinco décadas de conflicto armado, que han dejado su paso altos niveles de desigualdad social y el desplazamiento forzado de más de cinco millones de personas.  

“Estamos en la última etapa del proceso de paz que hemos venido negociando desde hace cinco años. Es por esto que hemos empezado a pensar en el postconflicto. Nuestro deber es reducir el tiempo entre el momento de la firma del acuerdo y el momento en que empezamos a implementarlo, muchos procesos de paz han fracasado porque se han tomado demasiado tiempo entre lo uno y lo otro, porque no han planeado con suficiente anticipación”, indicó el Presidente Juan Manuel Santos destacando la importancia de la iniciativa.  

“Si somos cuidadosos a la hora de planear, tendremos enormes dividendos económicos, sociales y también medio ambientales”, completó, explicando que el conflicto colombiano ha sido uno de los grandes responsables de la deforestación y la contaminación de los ríos a través del tráfico de drogas y la minería ilegal, al tiempo que ha impedido la inversión y el desarrollo en las áreas rurales.   

Con el objetivo de maximizar los beneficios ambientales, sociales y económicos de una paz que está próxima a llegar, Colombia Sostenible ha determinado y priorizado una serie de temáticas a las que el país deberá responder, actuando a la vez sobre la mitigación del cambio climático y el aumento de la productividad rural, en regiones identificadas de forma específica:  

 Ordenamiento territorial, ambiental y social para fortalecer las instituciones locales y brindar atención integral a las poblaciones vulnerables 

 Infraestructura física y social para aumentar la productividad rural  Alternativas para sustituir cultivos ilícitos y proteger las zonas de bosques 

 Recuperación de áreas degradadas por la minería y los cultivos ilícitos  Promoción de sistemas silvopastoriles y agroforestales  

 Fortalecimiento de Parques Nacionales y Áreas Protegidas  Gracias a la iniciativa, dichas temáticas serán abordadas a través de soluciones multisectoriales que implican la coordinación de varios ministerios hacia un objetivo único. Un enfoque holístico que constituye el primer pilar de la iniciativa, con el que se busca integrar el concepto de sostenibilidad en el ADN de todos los organismos públicos y los planes de desarrollo.   

Financiación, monitoreo y alianzas: los otros tres pilares de la iniciativa  Con una visón a 15 años dividida en tres tramos, el primer tramo de Colombia Sostenible buscará apalancar 600 millones de dólares en nuevos recursos de cooperación internacional. 

Esta cifra será un componente de los 1.900 millones de dólares que Colombia espera recibir en los próximos cinco años en inversiones afines a las temáticas de la iniciativa, que serán articulados por el Fondo Colombia en Paz, junto con los demás recursos de cooperación destinados al post-conflicto.   

“Una vez reunidos los fondos necesarios, hay que garantizar que van a ser gestionados de manera eficiente y transparente[por lo que se han establecido mecanismos de seguimiento y evaluación, y la participación de organismos nacionales e internacionales” declaró Luis Alberto Moreno, Presidente del BID. 

La iniciativa cuenta con un sistema de monitoreo que se apoyará en el fortalecimiento de las entidades nacionales clave y la estandarización de la recopilación, el procesamiento y la verificación de datos, en concordancia con las políticas públicas existentes y los compromisos internacionales.  

En este mismo sentido y como último ingrediente clave, la iniciativa generará alianzas para “promover, desde un comienzo, la participación de la sociedad civil, [de expertos internacionales] y de las diferentes partes interesadas del sector privado, fomentando así la apropiación y la responsabilidad necesarias para asegurar la durabilidad en el largo plazo”, agregó.    

En un llamado a la cooperación internacional, Luis Alberto Moreno continuó: “tenemos una oportunidad histórica de poner en práctica todo lo que hemos aprendido en más 50 años acerca de desarrollo sostenible en situaciones de postconflicto y podemos hacerlo en un país que ha demostrado tener una capacidad institucional considerable para responder a sus compromisos a largo plazo. Espero que muchos de ustedes se unirán a mí para felicitar al Presidente Santos y trabajar juntos alrededor de la Iniciativa Colombia Sostenible”.  

“El Fondo Colombia Sostenible es especialmente importante debido al impacto que tendrá y cuanto antes lo tengamos, mejor. Espero que sea una realidad, hemos acordado firmar acuerdo de paz el próximo 23 de marzo, lo que nos deja muy poco tiempo para planificar el post-conflicto. E

  Un lanzamiento acompañado de la firma de los primeros acuerdos estratégicos  Complementario al lanzamiento de la iniciativa, en el marco de la COP21 se firmaron dos acuerdos estratégicos con un grupo de países cooperantes, cuyos ejes principales reflejan las prioridades temáticas de Colombia Sostenible: los bosques, la lucha contra el cambio climático y el crecimiento verde para la construcción de la paz.   

A través del programa REDD Early Movers (REM*) para Visión Amazonía y de una Declaración Conjunta de Intención** que cubre a todo el país, los gobiernos de Noruega, el Reino Unido y Alemania canalizarán recursos por cerca de USD 300 millones para impulsar a Colombia hacia el cumplimiento de metas sin precedentes, como reducir la deforestación a 90 mil hectáreas por año a 2018 y alcanzar una deforestación neta cero en la Amazonía colombiana para el 2020.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de