El gigantesco iceberg A68 de la Antártida navega a la deriva

Después de unas semanas de casi total oscuridad en la zona -la Antártida prácticamente no recibe la luz del Sol en esta época del año- las imágenes captadas durante los últimos días por los equipos del satélite Sentinel-3 (Agencia Espacial Europea) muestran el movimiento relativamente rápido del cuerpo central de este bloque de hielo de casi 6.000 kilómetros cuadrados de superficie (casi el doble que la isla de Mallorca). Las corrientes marinas y el viento son las dos causas principales de este desplazamiento del A68 hacia mar abierto.

En una de las series de fotografías con encuadre comparable, los expertos han calculado que durante las dos últimas semanas del mes de agosto, el espacio que separa el A68 de la plataforma Larsen C pasó tener una anchura de 35 kilómetros a 75 kilómetros.

A escala local, este movimiento puede parecer de grandes dimensiones (basta con imaginarse que la isla de Mallorca se desplazara en dirección a Menorca a una velocidad de 40 kilómetros cada 15 días) pero se debe recordar que el A68 se encuentra muy lejos de cualquier ruta navegable o área poblada, por lo que no supone ningún riesgo inminente.

El profesor Stef Lhermitte, de la Universidad de Delft (Holanda) ha difundido a través de su cuenta en Twitter algunas de las imágenes del iceberg gigante. Acompañado una composición de imágenes el profesor Lhermitte indica que “después de un movimiento inicial de separación y acercamiento, el iceberg A68 de Larsen C parece estar ahora en plena deriva”.

El profesor David Moore, del National Centre for Earth Observation del Reino Unido, por su parte y también a través de Twitter, destaca que la luz del Sol ha facilitado que las cámaras del satélite Sentinel-3 faciliten nuevas imágenes de calidad del iceberg A68.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de