Los resultados principales del estudio han sido presentados por Michael Zammit Cutajar, Ex Secretario Ejecutivo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC), que ha destacado que el Estudio apunta aumentos espectaculares de los impactos del cambio climático en todos los países en sus estimaciones a 2030. También ha subrayado la gran laguna que existe entre la magnitud del problema y las respuestas nacionales y cooperativas, señalando la necesidad de entender mejor cuáles son esos impactos y así integrarlos en políticas nacionales, planes al desarrollo y asistencia humanitaria.

El Monitor calcula y compara el nivel de vulnerabilidad para cada país en cuatro áreas de impacto (salud, desastres meteorológicos, pérdida de hábitat y estrés económico) en los años 2010 y 2030, un horizonte temporal distinto a las valoraciones de vulnerabilidad existentes, que están centradas en el marco temporal de 2050-2100. A la vez, detalla más de 50 medidas disponibles en la actualidad que pueden contribuir a evitar prácticamente todos los daños causados por el cambio climático.

Conclusiones principales

Entre las conclusiones, el estudio apunta que casi todos los países tienen una alta vulnerabilidad a alguna de las áreas de impacto climático. Plantea que el mundo se encamina a casi 1 millón de muertes al año a partir de 2030 si no se toman medidas correctivas (en la actualidad ya se están perdiendo 350.000 vida al año), y que los países más afectados están al borde del colapso climático.

El Estudio recomienda reforzar las respuestas a las enfermedades sensibles al clima, los planes nacionales para limitar el impacto climático, y expandir esfuerzos para el desarrollo humano y de género en los países más vulnerables.

Los efectos en América

Los efectos negativos del cambio climático llegan a tener un alto impacto en todo el continente americano. En Centroamérica, la región del Caribe y América del Sur, los mayores factores de vulnerabilidad, que pueden llegar a ser agudos, serán debidos a los desastres derivados de los fenómenos meteorológicos, como las tormentas tropicales en el Caribe, y las lluvias torrenciales e inundaciones que se registran en toda la región, tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo.

El Informe destaca que España y Estados Unidos son los más vulnerables entre los países desarrollados. España se ve muy afectada por las altas temperaturas y desertificación, debido particularmente al calentamiento y desecación del sur del Mediterráneo. Estados Unidos sufre hoy en día las mayores pérdidas económicas con un importe cercano a los 30.000 millones de dólares al año.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de