Un informe realizado por una empresa especializada en control de plagas asegura que se han incrementado las migraciones de plagas alrededor del mundo, “aumentado el riesgo y brote de enfermedades como el cólera, la malaria o el dengue”.

“Las subidas de temperaturas ya están dejando huella en nuestro planeta”

En España, aseguran, el aumento de inundaciones en algunas zonas provoca el incremento de enfermedades que se transmiten por el agua y el crecimiento de hongos. Por otro lado, los largos períodos de sequía que se producen en otras zonas provocan que aumenten los brotes de langostas y “moscas blancas”.

A esto hay que sumar la tendencia de inviernos cada vez más suaves, que según el informe hace que disminuya la tasa de mortalidad de algunos insectos y que aumenten en el siguiente verano. Esta tendencia también afecta al crecimiento de la población de roedores.

Para los científicos de esta empresa, los brotes de enfermedades como el cólera, el dengue o la fiebre amarilla en lugares donde anteriormente no se producían pueden estar motivados por el aumento de temperaturas.

Un claro ejemplo, afirman, es el Reino Unido, donde se han encontrado brotes de una cepa poco agresiva de la malaria en zonas muy localizadas que se desarrolla durante cuatro meses al año. También la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha descubierto un raro brote de ébola en África y cree que es debido al cambio climático.

El cambio en las temperaturas afecta, según estos biólogos, a la tasa de reproducción de ciertos tipos de plagas como el mosquito tigre, las termitas o las cucarachas, entre otros. “El aumento en viajes, transporte de ganado o alimentos hace que aumenten otras plagas como los chinches o los mosquitos”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de