El respeto y la responsabilidad legal por los derechos humanos deben estar en el centro de cualquier nuevo acuerdo para enfrentar el cambio climático, dijo el martes el grupo de ayuda Oxfam, resaltando que las naciones ricas tienen que asumir la mayor parte de los costes.

Oxfam afirmó en el informe "Climate Wrongs and Human Rights" que las naciones más ricas del mundo han causado la mayor parte del problema debido al uso de combustibles fósiles para la energía y transporte, mientras que los pueblos más pobres del mundo son quienes más sufren.

"El cambio climático fue visto primero como un problema científico, luego como uno económico. Ahora se ha convertido en un tema de justicia internacional", afirmó la autora del informe Kate Raworth.

"Los principios de los derechos humanos dan una alternativa a la mirada de que todo, desde el carbón hasta la desnutrición, puede tener precio, comparado o comercializado", señaló. "Estos principios deben ser puestos en el corazón de un acuerdo global que detenga al cambio climático mundial", agregó.

Lejos del objetivo de reducir a la mitad las emisiones globales de carbono para el 2050, un nuevo acuerdo climático que reemplace al Protocolo de Kioto, el cual expira en el 2012, debe fijar un objetivo del 80 por ciento, indicó Oxfam.

La organización sostuvo que los países ricos deben encabezar el proceso y dar un paso al frente en la disminución de las emisiones de dióxido de carbono y en ayudar a las naciones mas pobres a adaptarse al cambio climático, que ya es inevitable.

Aunque dijo que algunos países se muestran renuentes en las negociaciones para un nuevo pacto que se supone será acordado a fines del próximo año en Copenhagen, dando tres años a los países para que lo ratifiquen a fin de permitir un paréntesis tras el fin de Kioto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de