¿Cuántas aportaciones hubo en la consulta pública sobre la Ley de Cambio Climático?

Particulares, empresas, sindicatos, asociaciones empresariales, administraciones públicas, organizaciones no gubernamentales y agrupaciones de la sociedad civil, así como representantes de la academia de todos los sectores y ámbitos de la sociedad han participado en las consultas públicas previas a la elaboración del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

El objetivo del Gobierno es que su elaboración cuente con la máxima participación, por lo que el plazo de la consulta ha sido más extenso de lo que exige la Ley: ha estado abierta casi tres meses, entre el 18 de julio y el 10 de octubre, explica en un comunicado el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. La intención del Gobierno es analizar todas las aportaciones para poder preparar un primer borrador de anteproyecto.

Las más de 300 aportaciones se han recibido a través de la página web abierta al efecto, de forma conjunta, por el MAPAMA y el MINETAD. En esta página, los ciudadanos podían emplear un cuestionario y, además, adjuntar sus aportaciones libremente, lo que ha permitido que la consulta tenga un formato abierto y libre. “Sin duda, estas consultas han sido positivas no solo por su amplia participación, sino por la riqueza y diversidad de las aportaciones de todos los sectores socioeconómicos de nuestro país“, dice el comunicado.

Consulta

En lo que se refiere a la transición energética desde APPA Renovables han defendido la fiscalidad ambiental como herramienta fundamental en la futura Ley. A juicio de la patronal renovable la fiscalidad ambiental debe seguir el principio “quien contamina, paga”. Además, señala que la Ley de Cambio Climático debe establecer un marco regulatorio, estable y predecible con objetivos generales y sectoriales en electricidad, climatización y transporte.

Además, APPA Renovables considera fundamental que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética consiga  el máximo consenso político, empresarial y ciudadano para que la Ley sea asumida por todos los actores.

Con esta voluntad de establecer escenarios previsibles, el sector renovable pide una planificación energética vinculante, que contemple la entrada de nueva generación renovable y un calendario de cierre de centrales que sea compatible con los objetivos de reducción de emisiones.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética es un compromiso del presidente del Gobierno para cumplir con los objetivos recogidos en el Acuerdo de París y en el marco de la Unión Europea, que España ya ha asumido. La elaboración de esta Ley requiere de una acción concertada a todos los niveles por lo que la participación de todos los sectores y agentes implicados en este proceso de consulta resultará clave para alcanzar un marco cierto hacia una economía baja en carbono y resiliente al clima, explica.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de