La decimoctava conferencia sobre cambio climático de Doha tendrá lugar desde el 26 de noviembre al 7 de diciembre. Varios eurodiputados asistirán como observadores, formando parte de la delegación de la Unión Europea. "Los eurodiputados, que representan a 500 millones de personas, podrán compartir sus puntos de vista sobre la legislación medioambiental y la protección del cambio climático con otros miembros de parlamentos, gobiernos y representantes de la sociedad civil", explicó el vicepresidente de la delegación, el popular alemán Karl-Heinz Florenz.

Cualquier acuerdo internacional adoptado por el Consejo necesita el consentimiento de la Eurocámara para convertirse en legislación de la Unión Europea.

Temas que se tratarán en Doha

Se espera que las negociaciones se centren en un ambicioso acuerdo internacional jurídicamente vinculante que abarque a todos los países. De acuerdo con la cumbre sobre cambio climático celebrada el año pasado en Durban, este acuerdo debería ser aprobado en 2015 y entraría en vigor en 2020.

"La Unión Europea y nuestros colaboradores mundiales deben cumplir sus promesas… es hora de avanzar", dijo el presidente de la comisión parlamentaria, el socialista alemán Matthias Groote, que encabezará la delegación del PE a la cumbre.

"Creo que lo más importante es que hemos superado la inercia de las rondas de negociaciones anteriores", declaró a su vez Karl-Heinz Florenz.

Resolución

En la resolución aprobada, la comisión de Medio Ambiente del PE apoya la idea general de mantener el aumento global de la temperatura por debajo de los 2°C. Por otra parte, los diputados indicaron que los compromisos existentes no son suficientes para lograr este objetivo, considerando los importantes cambios climáticos que se están produciendo. La resolución pide a la Unión Europea que plantee un objetivo de reducción de emisiones del 20% al 30% para el 2030.

Asimismo, los miembros de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo apoyaron la idea de un segundo periodo de validez del Protocolo de Kioto a partir del 1 de enero de 2012, como parte de la transición hacia el nuevo acuerdo global. Subrayaron también la importancia de la creación del Fondo Verde para el Cambio Climático con el objetivo de apoyar proyectos verdes en países en desarrollo.