China es el nuevo líder climático tras la salida de EEUU

Tras días de incógnitas y de filtraciones, Donald Trump anunció la pasada noche la salida de EE.UU. del acuerdo mundial contra el cambio climático alcanzado en París en diciembre de 2015. Tras la polémica decisión, que ha generado reacciones de todo tipo, la pregunta está abierta: ¿cómo repercutirá la decisión del presidente estadounidense en el cumplimiento de los objetivos del pacto alcanzado hace un año y medio? ¿de qué manera afectará a la difícil situación climática del planeta?.

Ante la alarma generada, muchos países han reaccionado con responsabilidad y visión de futuro. La retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París puede ser compensada con la favorables expectativas que han abierto China e India, que se muestran partidarias de prescindir del carbón en el futuro y apostar por las energías renovables.

“Esta es una mala noticia, y no hay que esconderla; tampoco es una novedad. No es algo que nos pille desprevenidos. Hablamos de la primera economía y un gran emisor de CO2 per cápita, pues aunque China es el país con más emisiones, su tasa es menor en términos de toneladas de CO2 per capita anual”, dice Xavier Labandeira, catedrático de Economía de la Universidad de Vigo.

Labandeira destaca de todas maneras que “Estados Unidos es mucho más que Trump, pues también intervienen en este debate estados, ciudades y los ciudadanos. Además, todo esto topa con la tendencia a la implantación mundial de las energías renovables y la eficiencia energética”. “Esta es una marea que Trump no podrá parar”, pronostica.

Un liderazgo cambiante en favor a China e India

El liderazgo mundial en la lucha contra el cambio climático, de hecho, está cambiando. Pedro Linares, responsable de la cátedra de energía y sostenibilidad de la Universidad Pontificia Comillas, considera que, ante la decisión de Donald Trump, “China y Europa ya han dicho que se comprometen a asumir más responsabilidades y más políticas para alcanzar los objetivos”. “A nivel climático -recalca Linares- los efectos de esta decisión serán muy pequeños. Cada vez más, las emisiones las marcan los países en desarrollo, no los de la OCDE, ya que sus emisiones bajan. La incógnita está en China e India. Estos países marcarán la agenda climática”.

“Es un efecto sacudida notable”, lamenta Teresa Ribera, directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales de París (IDDRI). “Sospecho que no habrá muchos países que abandone el acuerdo. Serán pocos, alguno pero pocos. Lo que predominará, seguro, será una reafirmación indignada por parte de muchos otros. China, India, la UE o Canadá ya han reaccionado a la afrenta gravísima contra los planes de prosperidad mundial”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de