En la reunión participó el Ing. Abdiel Mendoza, administrador regional de la ANAM encargado y jefe de DIGICH, en Veraguas, funcionarios de la agencia en Soná, y consultores del CATIE. La iniciativa de la realización de la consultoría, nace porque son dos cuencas prioritarias a nivel del país, que están sufriendo grandes impacto en cambio climático, situación preocupante para la ANAM, donde se espera llevar a cabo acciones favorables y combatir ésta problemática y primera que nada se realizaran consultas a los actores locales, con tres talleres participativos para que den el respaldo y el sustento que la solución que se plantee le sea de utilidad para ellos. Jorge Faustino, coordinador de la consultoría, manifiesta que hoy en día se ha podido reconocer que tanto la variabilidad del clima como el cambio del clima, está afectando tanto a las actividades productivas, la agricultura, la ganadería, así como también, la salud humana, sin embargo, muchas veces se gesta ideas de que está afectando tanto las actividades y no están bien documentado en cuanto al análisis desde el punto de vista técnico científico, y la consultoría trata de hacer éste análisis, pero tomando en consideración el conocimiento de los que están viviendo dentro del territorio de la cuenca del río San Pablo. Según Faustino, se escogió la cuenca San Pablo, primero que todo, porque es una de las cuencas prioritarias en nuestro país, segundo, porque tiene una importancia del recurso hídrico, tercero, por el nivel de degradación de la cuenca, al no tener una cobertura vegetal muy poco favorable, el impacto puede ser mayor y una cuarta, el agua de la cuenca todo lo que produce llega al Golfo de Montijo y ahí hay muchos recursos que proteger. “Podría decirse que el río San Pablo, es una cuenca que ha sufrido deterioro, la cobertura forestal que existe no es original y ya está impactando fuertemente” resaltó el consultor. Las condiciones propias de la cuenca del río San Pablo, tiene suelo ácido y suelo muy pobre eso puede ser una ventaja o una desventaja y hay que encontrar cual es la solución más conveniente, la cuenca tiene importante actividad ganadera y si no es bien manejada, crean impacto sobre la cobertura forestal, pero la emisión de los gases metanos, contribuyen fuertemente a impactar sobre la variabilidad del cambio climático. “El uso del agua por ejemplo se observa el agua de los ríos que están de color marrón, lo que significa que hay una erosión muy fuerte en las partes altas y eso está impactando la parte baja de la zona de los manglares, así brevemente se podría decir que hay impacto y habrá que valorarlo, dimensionarlo y buscar el respaldo científico en lo que se requiere en cada caso”, agregó el consultor. Por su parte las actividades que sugieren para combatirlo, para empezar hay que hacer actividades de educación, capacitación a las personas, ya que los cambios para un desarrollo de un país o de una cuenca de una provincia se sustenta en una educación de las personas. La ANAM, no está en la tarea del sector educativo, pero si está en el sector de la capacitación de darle conocimiento a la gente, a los productores, a los técnicos, capacitarlos, para que ellos puedan afrontar con mayor propiedad y con mayor acierto en práctica sostenible para que realmente genere un impacto favorable y luchar con el cambio climático. La otra opción sería, que todos esto se vea de una forma colectiva, no de una forma individual, la organización es fundamental, el trabajar en forma colectiva con una visión conjunta, sería mucho más fácil resolver los problemas, también se necesita lógicamente proyectos locales, para que la comunidad pueda poner en practica huertos familiares, reforestar con especies apropiadas, mejoramiento del sistema ganadero, para que gane más y proteja más porque el plan es ganar ganar. Finalmente, Faustino resaltó, que hay propuesta que solamente implican costos e inversión y no ganancia y en éste caso se busca que se haya un ganar ganar y así hay otros practicas simples y sencillas que tanto los ministerios que tienen que ver con el desarrollo agropecuario, ambiente, salud y hasta el IDIAP podría implementar a corto, mediano y largo plazo. Hay que destacar que hay planes de trabajar en otras cuencas como lo es la del río San Pedro que también está sufriendo el impacto de cambio climático y principalmente a las personas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de