Un portavoz del gobierno de Obama afirmó en un artículo en el diario Washington Post que Estados Unidos retendrá la ayuda financiera para la lucha contra el cambio climático a los países que no han apoyado el Acuerdo de Copenhague, incluyendo 3 millones de dólares para Bolivia y 2,5 millones para Ecuador. El Acuerdo de Copenhague es la declaración vacía que salió de las negociaciones en la capital danesa del pasado diciembre. El texto no contiene acuerdos vinculantes para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero y algunos países han rechazado suscribirlo, al considerar que es necesario un acuerdo mucho más justo y ambicioso.

Kate Horner, Analista Política del grupo nacional estadounidense de Amigos de la Tierra, declaró que "Estados Unidos está actuando literalmente como un matón, imponiendo por la fuerza a los países empobrecidos la firma de un tratado ineficaz e injusto que deja al mundo lejos de un acuerdo válido por el clima. En concreto la administración Obama está castigando a Bolivia por erigirse como líder de un movimiento por la justicia climática y ambiental. Bolivia ha retado las prácticas habituales de los países industrializados al exigir una compensación para los países empobrecidos para hacer frente a una crisis climática que ellos no han causado”.

Horner añadió que "los países industrializados como EEUU deberían seguir el ejemplo boliviano y empezar a trabajar para recuperar la confianza que se perdió en Copenhague. Lo que ocurre con la administración de Obama es especialmente grave vista la escasa financiación que EEUU ha dado a los países empobrecidos para hacer frente al cambio climático, por no mencionar que no se han recortado nuestras emisiones internas".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de