La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía colabora con el Gobierno del Principado de Asturias para la implantación en esta comunidad autónoma del Pacto Local contra el Cambio Climático, facilitándole información de las distintas iniciativas que se han puesto en marcha en Andalucía para combatir y minimizar los efectos de este fenómeno global.
 
Así, para fomentar el compromiso local en la lucha contra el cambio climático, la Consejería impulsó un Pacto Local en esta materia al que se han sumado ya más de 500 municipios andaluces, lo que supone el 25% del total de ayuntamientos europeos participantes en esta iniciativa. Con ella se quiere incentivar a los consistorios a adaptar sus estructuras y sistemas para luchar contra el cambio climático y a movilizar también a sus habitantes para que participen activamente  en estas acciones.

El acuerdo contempla el compromiso de los gobiernos locales a reducir en  al menos un 20 por ciento las emisiones de CO2 en sus respectivos municipios mediante la aplicación de un Plan de Acción para la Energía Sostenible (PAES). Los firmantes tienen que elaborar un inventario de emisiones de referencia, para lo que disponen de una herramienta facilitada por la Consejería de Medio Ambiente,  la "Huella de Carbono", que  permiten a los municipios la evaluación de las emisiones que se registran en su término municipal.  Este instrumento será utilizado también por los municipios asturianos que se adhieran al pacto de los gobiernos locales.

El desarrollo del Pacto Local contra el Cambio Climático en Andalucía ha sido tomado como referencia en la Conferencia internacional "Cambio Climático y Energía Sostenible", celebrada en Gijón, en el marco del proyecto Low Carbon Economy Regions (LOCARE), en el que participan las regiones de Västra Götaland (Suecia), Emilia Romagna(Italia), Gorenjaska (Eslovenia), Zeeland (Holanda), la Región sur de Dianamarca y el Principado de Asturias. Esta iniciativa europea quiere impulsar un crecimiento económico que no tenga que basarse en la emisión de gases de efecto invernadero, así como la adopción de medidas conjuntas para que esas regiones alcancen los objetivos de reducción de un 20% de emisiones de CO2 en 2020.

Andalucía cuenta con un Programa de Adaptación al Cambio Climático, destinado a minimizar los efectos negativos de este fenómeno en todo el territorio andaluz, una de las zonas más vulnerables de Europa. Con esta iniciativa, Andalucía se convierte en la primera comunidad autónoma en elaborar sus propios escenarios climáticos de futuro y en diseñar una serie de medidas para asegurar un desarrollo sostenible, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y evitar impactos irreversibles en los ecosistemas naturales.

El Programa de Adaptación se desarrolla en el marco de la Estrategia Andaluza contra el Cambio Climático, puesta en marcha en el año 2002 por la Junta de Andalucía. Esta iniciativa, pionera en España, nació para mejorar el conocimiento sobre el cambio climático en Andalucía, garantizar la adecuada coordinación institucional, analizar la vulnerabilidad e impactos del cambio climático en los diferentes sectores socioeconómicos y ámbitos territoriales y establecer medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestra comunidad. Para la consecución de estos objetivos la Junta aprobó en 2007 el Plan Andaluz de Acción por el Clima, dirigido a reducir las emisiones del sector difuso, es decir, las emisiones que proceden del transporte, la agricultura, la gestión de los residuos y las pequeñas industrias.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de