PIXABAY

13 de las 17 comunidades autónomas españolas aún no han adoptado legislación climática y energética en alguno los ámbitos requeridos por la Unión Europea (UE) para cumplir con los objetivos de descarbonización para 2030. 7 comunidades autónomas (Murcia, Madrid, Extremadura, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cantabria y Asturias) las que todavía no han comenzado a elaborar su legislación climática. 4 comunidades autónomas ya tienen aprobada su legislación climática (Andalucía, Cataluña, Baleares y Navarra). Las 6 comunidades autónomas restantes (Aragón, Canarias, Comunidad Valenciana, Galicia, País Vasco y La Rioja) tienen sus leyes en fase de tramitación.

Esta situación se agrava en Castilla y León y Castilla La Mancha, únicas regiones españolas que aún no cuentan con ningún tipo de estrategia regional climática en el Horizonte 2030, según han confirmado desde el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) a EL MUNDO. «Si han iniciado la revisión y actualización de estos instrumentos para fijar objetivos y medidas a 2030 aún no han informado y parecen ir con retraso», señala Alba Iranzo, abogada del IIDMA.

La Ley Estatal de Cambio Climático y Transición Energética establece la obligación a las comunidades desde el pasado diciembre de informar a la Comisión de coordinación de políticas de cambio climático sobre sus planes y estrategias en vigor en materia de energía y clima. En dicha hoja de ruta, deben aparecer las medidas que cada región vaya a implementar para garantizar el cumplimiento de los objetivos fijados por el Estado para el 2030 y 2050. Aunque el Gobierno central no ha establecido un reparto específico de esfuerzos entre las 17 comunidades autónomas, la Constitución brinda a las comunidades una parte competencial.

13 de las 17 comunidades autónomas españolas

A la situación de ambas Castillas se suman otras once comunidades autónomas que aún tienen que aprobar leyes relacionadas con los objetivos de acción climática marcados por Europa. Así, Asturias La Rioja fueron las últimas en anunciar que sus planes regionales estaban en fase de planificación.

El hecho de retrasar la implementación de estos planes puede suponer, a nivel ambiental, unas consecuencias «cada vez más claras» que afectarán «de manera diferente a las regiones españolas» debido a su ubicación geográfica, señala Iranzo. La abogada afirma que «cuanto más se tarde en adoptar una planificación a medio y largo plazo», menor será «la capacidad para mitigar los futuros impactos».

En el caso de la Comunidad de Madrid, sus Estrategias de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y de mejora de la Calidad del Aire de la Comunidad de Madrid (2021-2030), su Plan Energético de la Comunidad de Madrid (2030) y su Plan de Descarbonización y cuidado del medioambiente carecen de borrador, por lo que aún se desconoce cuáles son los objetivos y las medidas concretas que se van a aplicar a medio plazo, según indican los últimos datos suministrados por IIDMA.

Cataluña tampoco ha presentado un borrador de su Marco Estratégico de Referencia de Mitigación. Además, la Generalitat cuenta con una sentencia del Tribunal Constitucional en materia medioambiental que echa por tierra las leyes de fijación de objetivos de reducción de GEI, de objetivos renovables de 2017 y de eficiencia energética del mismo año (STC 87/2019, de 20 de junio).

El País Vasco, si bien cuenta con estrategias de energía y clima a largo, medio y corto plazo, todavía debe adoptar su Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático 2030. La Comunidad Valenciana sí tiene una estrategia de cambio climático para 2030, aprobada en 2019. Solo le queda adoptar un Plan Valenciano Integrado de Energía y Clima. Por su parte, la Región de Murcia aún no ha actualizado su plan energético -aprobado para el periodo 2016-2020- al 2030.

Territorio insular

Canarias, una de las regiones más ambiciosas en lo relativo a descarbonización -adelantó el objetivo de 2050 al 2040- tampoco cuenta a día de hoy un borrador de su Plan Canario de Acción Climática. Ha publicado el borrador inicial de su estrategia en enero del presente curso. La otra comunidad insular española, Baleares, tampoco ha presentado su Plan de Transición Energética y Cambio Climático, aunque este encuentra en fase de redacción.

Para 2030, la Unión Europea (UE) ha marcado como los principales objetivos la reducción de un 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 1990, potenciar hasta el 32% el uso de energías renovables y mejorar la eficiencia energética en un 32,5%. Estos objetivos se prevén incrementar para poder alcanzar el objetivo de 55% de reducción de emisiones de GEI a 2030. Estos objetivos más ambiciosos son los fijados en el paquete Fitfor55 y en el recién anunciado Plan REPowerEU, donde se prevén aumentar tanto el de renovables a 2030 (45%) como el de eficiencia energética (+13%).

Los datos están basados en el informe del el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) «El rol de las CCAA en la lucha contra el cambio climático: planes autonómicos de energía y clima» que puedes consultar aquí: https://www.iidma.org/attachments/Publicaciones/InformePlanesAutonomicosEnergiaClima.pdf

Fuente: DIEGO G. CAMPORRO / EL MUNDO, Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/medio-ambiente/2022/05/26/628e394921efa0c65e8b45ca.html



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de