Azahar, una hembra de lince ibérico de cuatro años mantenida en el Zoobotánico de Jerez de la Frontera (Cádiz), dará previsiblemente a luz a mediados del mes de abril, una vez que su gestación ha sido confirmada por los técnicos de dicho centro, según informó el zoo jerezano en un comunicado.

El animal ingresó en el zoo en enero del 2006, cuando aún era una hembra inmadura, tras ser capturada en el Parque Natural de la Sierra Andújar con una lesión vertebral que ponía en peligro su supervivencia, por lo que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta decidió que pasara a formar parte del Programa de Conservación Ex situ , siendo destinada a la cría en cautividad. Así, se decidió su traslado al Zoobotánico de Jerez donde se emparejaría más tarde con Fran, un macho también lisiado, en este caso por un cepo que le dejo manco y que hacía muy difícil su supervivencia a largo plazo en la naturaleza.

Según indicó el zoo, en marzo de 2007 esta pareja de linces llegó a copular en varias ocasiones, pero finalmente Azahar no llegó a dar a luz. El chequeo previo al periodo reproductor, efectuado el pasado otoño por técnicos del Instituto para la Investigación de Vida Silvestre de Berlín (IZW), demostró que las cópulas habían provocado la ovulación de la hembra, pero sin llegar a desarrollarse embriones.

Así, este año, las primeras cópulas tuvieron lugar en febrero y fueron más numerosas que en el año anterior. Tras estas, Azahar ganó mucho peso, hasta un 30 por ciento, al inicio del último tercio del periodo de gestación, lo cual hacía descartar la posibilidad de una posible pseudogestación o embarazo psicológico, pero era importante confirmarlo por otros métodos.

Para ello, se llevó a cabo una confirmación "de la forma más efectiva", que es mediante la detección de la hormona Relaxina, secretada por la placenta de los mamíferos en las etapas finales del embarazo para preparar el cuello del útero para el parto. Esta puede ser detectada en la sangre, entre los días 34 a 49 de la gestación, o en la orina, entre los días 38 y 45.

Para obtener la sangre de las hembras de lince sin necesidad de capturarlas y generarles así un innecesario estrés y poner en riesgo los embriones, se han utilizado unas chinches hematófagas de la especie Dipetalogaster máxima. No obstante este método no pudo llevarse a cabo por la desconfianza del animal a tirarse en los corchos donde estaban camufladas las chinches, por lo que finalmente se tuvo que recurrir al análisis de la orina, que, tras ser concentrada en laboratorio, ha permitido conocer finalmente a primera hora de ayer el estado del animal.

Finalmente, el zoo indicó que esta será la primera camada de lince ibérico nacida en el Zoobotánico de Jerez, donde se han criado hasta el momento varios cachorros procedentes de Doñana y Sierra Morena, las dos únicas poblaciones silvestres del felino más amenazado del mundo. Así, para poder intervenir rápidamente en caso de cualquier complicación, Azahar será vigilada 24 horas a través de las cámaras durante la fase final de su embarazo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de