A día de hoy las autoridades competentes siguen sin abrir a consulta pública la solicitud. Mientras, Amigos de la Tierra y la organización británica GeneWatch han elaborado un informe en el que se analizan los principales problemas que plantea la liberación de moscas transgénicas en el medio ambiente.

El experimento solicitado consiste en soltar machos transgénicos para que se apareen con las hembras silvestres. Debido a la modificación genética las crías resultantes mueren en fase larvaria; como no llegan a adultas no se reproducen, con lo que se reduciría supuestamente la población de moscas del olivo.

La mosca del olivo es una de las principales plagas que afectan a la producción olivarera. Sin embargo las moscas transgénicas no representan ninguna solución. Las moscas ponen los huevos en el fruto, por lo que muchas de las larvas transgénicas morirán dentro de la aceituna. No solo no se evita el daño a la producción, sino que surgen multitud de nuevos problemas por la presencia de larvas transgénicas muertas en los frutos.

Entre los riesgos expuestos en el informe se destaca la posible entrada de las moscas transgénicas en la cadena alimentaria y las repercusiones en la calidad del aceite y su comercialización. “Es necesario un debate amplio con todas las partes afectadas. Si las personas consumidoras, el sector olivarero y la industria aceitera rechazan la propuesta, es absurdo correr los riesgos de este experimento”, declaró Blanca Ruibal, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra.

Las organizaciones han estudiado el informe de solicitud entregado por Oxitec y han comprobado una gran falta de información. La empresa no adjunta ningún estudio de bioseguridad, ni planes claros de cómo se va evitar la dispersión de las mocas fuera de las redes del experimento o cómo va a afectar a la producción olivarera del entorno. Esto supone que el olivar ecológico podría verse seriamente afectado. El control sostenible de la plaga es fundamental para la calidad del aceite y ya existen alternativas con menos riesgos que se deben fomentar e investigar en profundidad.

Si se autorizase la realización de este experimento, en un lugar desconocido de la provincia de Tarragona, sería la primera liberación en la Unión Europea de animales transgénicos y la primera liberación en todo el mundo de estas moscas. “Debido al alcance del experimento y a los elevados riesgos para el medio ambiente, la salud y la producción olivarera, solicitamos a los responsables que no autoricen la realización del experimento”, recalcó la responsable de Amigos de la Tierra.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de