La Directora Ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, destaca: "es una gran noticia y supone un paso muy importante en la lucha contra el veneno en España. El compromiso por parte de todas las comunidades autónomas de aprobar planes y protocolos para acabar con el veneno en el medio natural es una muestra de trabajo en equipo desde la responsabilidad política".

Los planes propuestos desde el Life+VENENO tienen entre sus objetivos el de incidir en la prevención, disuasión y vigilancia del uso ilegal de cebos envenenados a través de la adopción de algunas medidas como la creación de patrullas especializadas de lucha contra el veneno, la formación de los agentes o el establecimiento de protocolos para la recogida de las muestras de veneno encontradas y su análisis toxicológico.

"El uso de veneno es un grave problema para nuestro Patrimonio Natural que requiere para su erradicación de un marco regulatorio apropiado", asegura David de la Bodega, coordinador del Proyecto Life + VENENO de SEO/BirdLife y añade: "la crisis económica que atravesamos no puede ser una excusa para bajar la guardia, es necesario que la lucha contra el veneno esté en la agenda política de las administraciones, máxime cuando muchas de las medidas a adoptar tienen un coste cero".

El Life+VENENO se basa en las líneas de actuación contempladas en la Estrategia Nacional para la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados en el medio natural y entre sus acciones, está la elaboración de planes y protocolos encaminada a facilitar a las diferentes administraciones herramientas adecuadas para la persecución del delito.

Dentro de los compromisos firmados, el proyecto Life+ VENENO ha realizado ya un diagnóstico sobre la situación del veneno y elaborado planes y protocolos específicos para 10 Comunidades Autónomas. Se trata de Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja y la Región de Murcia.

El proyecto Life+ VENENO tiene como objetivo lograr una disminución significativa del uso de veneno en España. El proyecto, con un presupuesto de 1,6 millones de euros, de los cuales la Comisión Europea cofinancia el 40% y la Fundación Biodiversidad el 26%, se desarrolla entre 2010 y 2014.

SEO/BirdLife, el Fondo para la Conservación del Buitre Negro y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha son los beneficiarios del proyecto. Los cofinanciadores son el Cabildo de Fuerteventura, la Junta de Andalucía y el Gobierno de Cantabria. La Editorial América Ibérica colabora con el proyecto y otras doce comunidades autónomas y un cabildo participan en diferentes acciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de