WWF urge a los miembros de la comisión Interamericana de Atún Tropical (CIAT), del Pacífico Este, que se reunirán en La Jolla, Califonia (EEUU) la próxima semana, a que mantengan las cuotas de captura en los stocks agotados de atún rojo del Pacífico y a adoptar medidas adicionales de gestión más estrictas para compensar la actual sobrepesca. 

Según un análisis de 2014, los stocks de atún rojo del Pacífico Este aún están muy agotados, sin que haya signos de aumento de ejemplares. 

 Pablo Guerrero, coordinador regional de pesca de WWF, afirma: “Nos preocupa que la recuperación del stock de atún rojo se retrase más si continua la situación actual, donde la mayoría de las capturas son de ejemplares juveniles, y el número de individuos maduros ha caído vertiginosamente. 

Tan solo una reducción significativa de las capturas de los ejemplares inmaduros y estrictas medidas para proteger tanto a los jóvenes, como a los adultos, pueden asegurar la sostenibilidad a largo plazo  de esta importante pesquería”.

Además de una mayor preservación de la cuota de 6.600 toneladas de capturas establecidas para 2015 y 2016, WWF pide a la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) que controle de cerca el stock para asegurar que las cuotas se respetan y así permitir la reconstrucción del stock.

 La CIAT y su organismo hermano la Comisión de Pesca del Pacífico Central y Occidental (WCPFC) necesitan adoptar un plan de recuperación del atún rojo a largo plazo en todo el Pacífico con severas normas de control de capturas y un límite de las mismas basado en evidencias científicas para acabar con la sobrepesca y reconstruir la población de atún del Pacífico hasta un nivel que asegure su viabilidad.

  Dado que la situación del atún de aleta amarilla y del atún patudo también es grave, WWF solicita la adopción de medidas urgentes como normas de control de capturas y puntos de referencia límite para todas las pesquerías de túnidos tropicales que permitan a los gestores actuar con rapidez para asegurar que las capturas no excedan ningún límite aceptable. 

Por esta razón, WWF apoya la propuesta de Ecuador sobre la adopción de normas de control de capturas para los atunes tropicales.

 Para WWF, también genera inquietud el hecho de que la capacidad operativa de la flota de red de cerco haya aumentado, en abril de 2016, un 11% sobre los tres años anteriores. Ese incremento probablemente conducirá a la sobrepesca del atún de aleta amarilla y del atún patudo, a no ser que el CIAT adopte medidas adicionales para prevenirlo.

 WWF urge a la Comisión a apoyar estas medidas adicionales, así como a extender la duración del cierre de las pesquerías de red de cerco de 62 a 87 días, como recomienda el equipo científico de CIAT, implementando un programa de gestión de las cuotas y extendiendo la veda la zona conocida como “El Corralito”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de