El Programa de IBA de BirdLife International no sólo es un modelo para que los responsables políticos tomen decisiones fundamentadas en la protección y restauración de hábitats, si no que apoya la conservación de las aves amenazadas y comunes, así como la conservación de toda la  biodiversidad.

"Las IBA, áreas importantes para las aves, son una formidable herramienta para apoyar a gobiernos, al sector privado, a los bancos de inversión y a organizaciones donantes a dirigir los fondos de conservación hacia prioridades claramente definidas", asegura Marco Lambertini, Director Ejecutivo de BirdLife International.

Además Lambertini afirmó que "muchas personas viven dentro o alrededor de las IBA y dependen de sus recursos naturales y servicios, como la protección de las fuentes de agua, para lograr un desarrollo económico sostenible".

150 organizaciones colaboradoras

Las IBA cubren casi el 8% de la superficie terrestre de América, con un tamaño que varía desde menos de una hectárea en Barbados a un único sitio de aproximadamente 7,3 millones de hectáreas en Brasil. Casi un tercio de los sitios están en áreas totalmente protegidas, mientras que otro 20% disfruta de una protección parcial. En España las IBA identificadas cubren casi 16 millones de hectáreas.

El programa ha reunido a cientos de entusiastas colaboradores de todo el continente, representando a una enorme red de 20 ONG nacionales en América y, al menos, otras 150 organizaciones colaboradoras, y ya está dando sus frutos atrayendo una mayor inversión a la conservación de la biodiversidad.

América es una de las regiones más importantes en términos de conservación de aves; ya que mantiene casi el 40% de todas las especies amenazadas a escala mundial y el 11% de las aves de la región están amenazadas. Las principales amenazas provienen de la agricultura, el uso insostenible de recursos naturales y especies invasoras.

En este sentido, el Directorio de las IBA de las Américas es resultado del esfuerzo conjunto de todos los países del hemisferio; el primero de su clase para América. Incluye un total de 2.345 IBA que cubren un área de 3.284.602 km2, el 7,9% de la superficie terrestre de la región. El 31% de las IBA están totalmente protegidas, el 22% lo están parcialmente y el resto están desprotegidas o bien sin información sobre su estado de protección.

Proteger el bosque nativo

Muchas especies como el charlatán, el aguilucho langostero, el playerito canelo y el batitú necesitan una red de sitios que abarque sus áreas de reproducción, sitios de migración y parada y sus cuarteles de invernada.

"Para especies como el aguilucho langostero la conexión va desde los EE.UU. a través del Centro de Veracruz en México", señala Frank Gill de Audubon, BirdLife en Estados Unidos. "Allí se unen cada otoño con otras 27 especies de rapaces, sumando millones de individuos, en lo que se conoce como el Río de Rapaces. Es un espectáculo asombroso y el corazón de una de las rutas migratorias más importantes del mundo", añadió.

Es por ello que los socios de BirdLife en México y en EE.UU., están trabajando conjuntamente con otras organizaciones para proteger el último 9% remanente de bosque nativo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de