El presidente del Principado, Javier Fernández, ha visitado el Centro de Investigación Pesquera de Castropol, donde actualmente se desarrollan cuatro programas de cultivos marinos. En el recorrido por las instalaciones han participado también el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, y la titular de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, así como el alcalde de Castropol, José Ángel Pérez.

El centro se inauguró en 1989 como depuradora de moluscos, con el propósito de prestar servicio a las empresas de cultivos marinos de ostra y almeja asentadas en la ría del Eo y también a los mariscadores del Noroccidente astur.

A partir de 2002, con la participación del Gobierno del Principado en los Planes Nacionales de Cultivos Marinos, se replantea su uso y se habilita una zona como criadero, aunque mantiene el servicio de depuración. Desde entonces, ha impulsado programas de cultivo con distintas especies: pulpo, almeja, navaja, oreja de mar, erizo y ostra. En la actualidad, su labor se centra especialmente en la mejora de los procesos de producción de semilla de almeja para la recuperación de los bancos naturales de las rías de Villaviciosa y del Eo, y de juveniles de erizo para repoblar áreas esquilmadas o sobreexplotadas.

El Centro de Investigación Pesquera de Castropol trabaja en estos momentos en los siguientes proyectos, financiados por la Junta Nacional de Cultivos Marinos (JACUMAR) y la Dirección General de Pesca Marítima:

Nutrición y alimentación de paralarvas y subadultos del pulpo de roca. La iniciativa recibió una subvención de 23.373 euros por parte de JACUMAR y surgió con dos propósitos: determinar un sistema de cultivo para las paralarvas de pulpo que mejore la supervivencia e investigar el desarrollo de piensos que permitan obtener rendimientos satisfactorios.

  • Caracterización de la situación sanitaria del litoral español relativa a la infección por virus herpes en moluscos bivalvos y evaluación del impacto de la enfermedad. El estudio recibió de la Junta Nacional de Cultivos Marítimos una ayuda de 9.312 euros para evaluar la situación de la costa en relación con las infecciones del virus herpes en diferentes especies de interés para el marisqueo. Los resultados del proyecto servirán, entre otras cosas, para editar una guía de buenas prácticas.
  • Optimización y manejo del erizo de mar. El proyecto cuenta con una subvención de JACUMAR de 20.793 euros para poner a punto las técnicas de producción de juveniles de erizo de mar y repoblar zonas sobreexplotadas mediante la introducción de ejemplares de cultivo.
  • Optimización del cultivo intensivo de la almeja. La Dirección General de Pesca Marítima financia esta iniciativa, que se propone mejorar el cultivo intensivo en criadero de la almeja fina y realizar un seguimiento de las repoblaciones para determinar su incidencia en el medio natural.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de