Técnicos especialistas de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio están desarrollando durante junio y julio el proceso de anillamiento de los nuevos pollos nacidos los últimos meses. 

La pasada primavera nacieron 57 nuevos pollos, y en estos momentos se está culminando el proceso de anillamiento y marcaje de todos para su seguimiento y control, para poder mejorar la gestión y conservación de su población en la Sierra de Guadarrama.

En la actualidad, la colonia de buitre negro en Madrid es la que ofrece mayor seguimiento en todo el mundo y la región madrileña es el lugar del mundo en el que más buitres negros se han marcado y la colonia con mayor información disponible recogida en una extensa base de datos. En la década de los ochenta esta especie estaba en estado crítico, con apenas una treintena de parejas.

Cifra récord de parejas

El Valle del Paular, en Rascafría, y la zona de Valdemaqueda, son los lugares donde están establecidas las colonias más numerosas de este ave carroñera. Esta presencia se enmarca dentro de la zona que protege y preserva el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra de Guadarrama.

Esta colonia de la Sierra de Guadarrama supone el 5% de la población europea. Una especie que aumenta de forma lenta y continua, sobre la que el Ejecutivo regional intensificó los trabajos de seguimiento en 1997. El buitre negro está incluido en el Catálogo de Especies en Peligro de Extinción de la Comunidad de Madrid, y es una de las aves más amenazadas de Madrid.

Proceso de anillado

Cada año, en colaboración con la Sociedad Española de Ornitología SEO/BirdLife, se anillan casi todos los pollos que nacen en primavera. Este trabajo se desarrolla en junio y julio cuando los pollos tienen un desarrollo medio. Al anillar los pollos se les coloca una anilla metálica del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y una anilla amarilla de lectura a distancia de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Ambas individualizan a cada ejemplar para toda su vida, y a través de sus códigos se almacenan en las bases de datos correspondientes la información referente a la localidad, fecha, biometría, etcétera de cada ejemplar anillado. De este modo, los controles posteriores de estas aves aportaran información relacionada con esta población



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de