En el Mediterráneo occidental, los crustáceos decápodos de profundidad (gambas y cigala) forman una considerable fracción en la biomasa de las comunidades del talud superior y medio, siendo además una parte muy importante de las capturas de la pesca comercial. En las Islas Baleares representan aproximadamente un 17% en peso y un 50% de las ganancias de la pesquería de arrastre.

El objetivo principal de esta tesis ha sido mejorar el conocimiento de los crustáceos decápodos de profundidad de las Islas Baleares. Para ello, se ha estudiado la dinámica poblacional, biología y condición de las principales especies de decápodos del talud continental, entre 200 y 800 m de profundidad, comparando dos zonas con diferentes características ambientales, al norte y sur del archipiélago, lo que ha permitido explorar las relaciones entre estas especies y algunos factores ambientales. Además, se ha evaluado el estado de explotación de estas especies y sus comunidades, desde una aproximación mono-específica a una multi-específica, a partir del cálculo de indicadores ecológicos y sus tendencias. Finalmente, se ha analizado el efecto de la introducción de la malla cuadrada de 40 mm en el copo de la red de arrastre. Con esta medida de gestión, de reciente aplicación, se pretende mejorar el estado de los recursos y reducir el impacto de esta pesquería en el ecosistema.

Se han utilizado datos obtenidos con diferentes estrategias de muestreo, tanto independientes del sector pesquero (campañas científicas estacionales y anuales) como dependientes del sector (seguimiento de la flota pesquera comercial y sus hojas de venta diarias), además de información de estudios pilotos de selectividad, y se han utilizado distintas técnicas de análisis estadísticos uni y multivariantes.

Los resultados muestran diferencias espaciales y temporales para las especies estudiadas, tantos en términos de abundancia y biomasa, como en su distribución batimétrica, diversos parámetros biológicos (p.ej. talla de primera madurez y condición somática) y estructura poblacional. Las diferentes condiciones ambientales en ambas zonas (estructura geomorfológica, características del fondo, factores hidrográficos y disponibilidad de potenciales recursos tróficos) pueden estar en la base de estas diferencias, con distinta influencia según las especies. Además, se ha detectado una mejora en el estado de la comunidad del talud superior -donde la especie objetivo de la pesquería de arrastre es la cigala Nephrops norvegicus-, como resultado de una disminución del esfuerzo pesquero. En cambio, ni para el talud medio ni para su principal especie objetivo, la gamba roja Aristeus antennatus, se han obtenido resultados claros.

Principio de precaución

En el contexto del principio de precaución aplicado a la gestión de pesquerías, la reciente introducción de la malla cuadrada de 40 mm en el copo de las redes de arrastre es una medida técnica apropiada y plausible para la pesquería de profundidad de crustáceos en el Mediterráneo occidental, mejorando el patrón de explotación de las principales especies objetivo y reduciendo el impacto de la pesca en el ecosistema, sin una reducción de la eficiencia económica.

Los conocimientos derivados de esta tesis proporcionan información relevante sobre cómo las masas de agua y su dinámica, las características de los sedimentos, los recursos tróficos y la pesca afectan a las poblaciones de crustáceos decápodos de profundidad. La manera cómo las características ambientales y el impacto pesquero interactúan para cambiar la distribución de las especies y la dinámica de sus poblaciones y comunidades es un punto clave para mejorar la evaluación de los recursos marinos vivos explotados y para aplicar una aproximación ecosistémica en la gestión de las pesquerías profundas del Mediterráneo.

La tesis ha sido dirigida por los investigadores del Centro Oceanográfico de Balearesdel IEO, Enric Massutí y Joan Moranta, y fue defendida por Beatriz Guijarro en la Universitat de les Illes Balears, con un resultado de apta cum laude. Formaron parte del tribunal los doctores Gabriel Moyà de la Universitat de les Illes Balears, Francesc Sardá y Pere Abelló del Institut de Ciències del Mar del CSIC, Fabio Fiorentino del Institute for Coastal Marine Environment (Italia) y Aina Carbonell del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de