La primera Escuela de Pesca en la región acercará a los madrileños al medio natural acuático. En total, la inversión ha superado los 417.000 euros. La escuela, de 240 metros cuadrados y que ha sido reconstruida empleando los materiales tradicionales de la zona, se ha equipado con diferentes salas que albergan un aula didáctica de pesca, una biblio-videoteca y la exposición permanente "Aprendiendo de los ríos y embalses de Madrid". Al estar situada junto al arroyo de la Aceña, se ha creado un espacio propicio para el aprendizaje del funcionamiento del ecosistema acuático.

Este proyecto va a permitir fomentar el ejercicio responsable de la pesca como elemento dinamizador del entorno local y de disfrute del medio ambiente, compatible con la conservación de especies. La Escuela facilitará toda la documentación divulgativa relacionada con la pesca, como órdenes de vedas, cotos o especies existentes. Además, organizará cursos de iniciación a la pesca para adultos, y talleres monográficos para colegios.

Así, el centro atenderá las peticiones de visitas por parte de los colegios madrileños. Monitores especializados impartirán una serie de talleres que irán desde el reconocimiento de las distintas especies piscícolas hasta consejos para un buen uso del agua, e incidiendo sobre todo en la modalidad de pesca de captura y suelta, o pesca sin muerte.

Máximo respeto al ecosistema

La Comunidad acomete anualmente repoblaciones piscícolas de los ríos y embalses de la región, con 105.000 ejemplares de truchas y de tencas en 2010. Con esta iniciativa se pretende contribuir a la conservación de las poblaciones de especies singulares respetando al máximo el ecosistema acuático, y a la vez dar respuesta a una demanda deportiva y con tradición como es la pesca.

En los últimos años el número de aficionados a la pesca ha crecido de forma considerable en la región alcanzándose las más de 55.000 licencias en vigor. La Consejería controla el desarrollo de esta actividad exigiendo a los aficionados contar con licencia autorizada, y agiliza los trámites para su obtención pudiéndose tramitar a través de la web de la Comunidad.

El Ejecutivo regional lleva a cabo un exhaustivo control de la actividad piscícola. Por ello, la Orden de Vedas que se publica cada año recoge una serie de normas, entre ellas, la lista de especies que se prohíbe pescar, el tipo de anzuelos que está permitido, el cupo máximo de ejemplares por pescador y su tamaño, y la imposibilidad de introducir especies foráneas.

Recuperación ambiental de los ríos

La Comunidad también trabaja para impulsar la recuperación y restauración ambiental de los ríos madrileños. Así, va a mejorar el estado natural de 4,4 kilómetros de ribera de ríos en Alcalá de Henares, Galapagar y Collado Villalba, con el objetivo de restaurar estos espacios naturales y sus ecosistemas, devolver a los madrileños los ríos y sus riberas, y recuperarlos como lugares de ocio.

El programa "Ríos Vivos", en el que la Comunidad participa junto a la Obra Social de Caja Madrid, busca conservar y mejorar el estado natural de los ríos españoles, restaurando sus ecosistemas y ordenando su uso social. Persigue restaurar espacios naturales cuyos hábitats han perdido parte de sus valores inherentes, fundamentalmente debido a la presión humana. Con esta iniciativa se regula el acceso y uso recreativo de estos ríos. Estos tres proyectos cuentan con un presupuesto de 744.696 euros financiados por Caja Madrid.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de