Fueron 35 iniciativas en todo el mundo que representan destacados logros locales en la promoción de soluciones de desarrollo sostenible para las personas, la naturaleza y las comunidades resilientes.

Tras una convocatoria global para las nominaciones, la Iniciativa Ecuatorial recibió 1.234 candidaturas de 121 países de todo el mundo. Un extenso proceso de revisión por parte del Comité Asesor Técnico de los expertos internacionales se llevó a cabo en los últimos meses.

Si bien diversos en sus innovaciones y áreas de trabajo, cada ganador demuestra, acciones de base comunitaria para hacer frente a medio ambiente, la pobreza y el cambio climático desafía frontalmente. Algunos de los premiados pudieron asistir a la ceremonia efectuada en el marco de la Cumbre del Secretario General de la ONU Climático, que se celebra esta semana en Nueva York.

La Asociación de Capitanes Indígenas de Yaigojé Apaporis – ACIYA ha tenido éxito en la protección de un área sustancial de bosques y manejo de recursos naturales pone en manos de las comunidades indígenas residentes.

Desarrollado para proteger los bosques y las tierras comunitarias de las empresas mineras multinacionales, la asociación se centra en las prácticas tradicionales de manejo del suelo que equilibren las necesidades económicas de las comunidades dependientes de los bosques con la restauración de los ecosistemas y los problemas de conservación de vida silvestre. Un programa de investigación impulsado por la comunidad es asegurar que las comunidades indígenas que viven en los márgenes de la Amazonía de Yaigojé están reuniendo valiosos datos ambientales y de vida silvestre para comprender mejor la dinámica ecológica del territorio y la forma de avanzar en los medios de vida sostenibles y al mismo tiempo garantizar la salud y el funcionamiento de ecosistema forestal.

La Iniciativa Ecuatorial reúne a las Naciones Unidas, los gobiernos, la sociedad civil, las empresas y las organizaciones de base para reconocer y promover soluciones locales de desarrollo sostenible para las personas, la naturaleza y las comunidades resilientes.

La Iniciativa Ecuatorial busca:

• Reconocer el éxito de las iniciativas locales e indígenas,

• Crear oportunidades y plataformas para compartir conocimientos y buenas prácticas,

• Informar a la política para fomentar un ambiente propicio para la acción de la comunidad local e indígena, y

• Desarrollar la capacidad de las iniciativas locales e indígenas para aumentar la escala de su impacto.

• La Iniciativa Ecuatorial logra estas metas a través de tres áreas de acción:

El Premio Ecuatorial se otorga cada dos años para reconocer y promover soluciones locales de desarrollo sostenible para las personas, la naturaleza y las comunidades resilientes. Como grupos locales e indígenas en todo el mundo trazar un camino hacia el desarrollo sostenible, el Premio Ecuatorial arroja luz sobre sus esfuerzos por honrarlos en un escenario internacional.

Para apoyar y complementar sus áreas de trabajo, la Iniciativa Ecuatorial asumió la propiedad de la Red Mundial de Pueblos Indígenas y Comunidades Locales Terrenos y Gerentes de Mar (WIN) en julio de 2013.

WIN es una red que reúne a los gestores de mar y tierra de comunidades indígenas y locales para compartir sus conocimientos y prácticas en la gestión de los ecosistemas, la protección del medio ambiente y el apoyo a medios de vida sostenibles.

El WIN – asociación Iniciativa Ecuatorial maximiza las oportunidades para las comunidades indígenas y locales de todo el mundo para hacer frente a los desafíos de la degradación de la tierra, conservación de la biodiversidad y la mejora de los medios de una manera socialmente equitativa. También asegura una conexión crítica se hace entre los actores locales sobre el terreno, los gobiernos nacionales y los responsables de las políticas internacionales.

La Iniciativa Ecuatorial es una alianza multisectorial que reúne a las Naciones Unidas, los gobiernos, la sociedad civil y organizaciones de base. Los socios actuales de la Iniciativa Ecuatorial incluyen: Conservación Internacional, el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), Ecoagriculture Partners, la Universidad de Fordham, el Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), el Gobierno de Noruega, la UICN-Unión Internacional para la Conservación de Naturaleza, The Nature Conservancy, PCI Media Impact, Rare, Agencia Sueca de Desarrollo Internacional (ASDI), el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD), de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Fundación de las Naciones Unidas y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Parque Nacional Natural Yaigojé Apaporis

Yaigojé significa para los indígenas Remanso del Tigre, una figura espiritual que les da la sabiduría sobre la cultura y la naturaleza.

El Parque Nacional Natural Yaigojé Apaporis, está ubicado en la cuenca baja del río Apaporis, al sur colinda con los resguardos de Mirita-Paraná, Puerto Córdoba y Comeyafú y al norte con el Resguardo del Gran Vaupés, entre los departamentos del Amazonas y el Vaupés.

La iniciativa para la creación del Área Protegida, nace de las Autoridades Tradicionales Indígenas, agrupadas en la Asociación de Capitanes Indígenas Yaigojé Apaporis, ACIYA, con miras a fortalecer los mecanismos de protección y conservación integral de este territorio y en particular de los valores culturales materiales e inmateriales de los pueblos indígenas Macuna, Tanimuca, Letuama, Cabiyari, Barazano, Yujup-Macu y Yauna, asociados a la conservación, uso y manejo del mismo.

Es un área rica en fauna y flora, ya que cuenta con 1.683 plantas vasculares (33 de éstas endémicas para Colombia), 362 aves (2 de ellas no registradas aún en ningún área protegida de la Amazonia Colombiana), 81 reptiles, 73 Anfibios, 201 peces (3 de ellos como nuevos registros para Colombia), 443 Mariposas (3 de ellas como nuevos registros para la ciencia), 16 especies de mamíferos en vía de extinción (oso hormiguero gigante, mono cotudo, mico de noche, mico colimocho, huicoco, maicero cariblanco, maicero cachón, churuco, mono ardilla, lobo de agua, tigrillo, jaguar, puma, delfín rosado, manatí y danta).

Con una rica tradición cultural que contempla una serie de prácticas chamanísticas y rituales que le otorgan a los seres humanos los conocimientos necesarios para vivir y proteger este mundo. Los cerros, raudales, remansos, lagos, quebradas, ríos, cuevas, salados, piedras, cananguchales, sabanas y nacimientos de agua, son considerados por los indígenas del Resguardo Yaigojé Apaporis como "Sitios Sagrados", que son marcas indelebles de la labor de las deidades durante la creación del mundo dándole a cada parte del territorio un significado.

Estos puntos especiales del territorio son usados como referentes para el manejo y curación del mundo, a través de prácticas chamanísticas y rituales que conforman el "Camino de Pensamiento". Este proceso chamanístico se realiza por medio de una serie de ceremonias rituales, que están estrechamente relacionadas con el ciclo anual o calendario ecológico cultural y que congregan a los especialistas y demás miembros del grupo étnico.

Bajo este contexto cultural, los indígenas del Apaporis han realizado y regulado el uso y manejo de sus territorios desde tiempos inmemorables y, a pesar de las importantes transfiguraciones culturales que estas sociedades han sufrido a lo largo de los últimos 200 años, aún mantienen un sólido conocimiento ancestral que les permiten continuar con dicho manejo de lo que ellos consideran su territorio. Todo este conocimiento es vivido e implementado, a través del uso y manejo físico (caza, pesca, recolección, horticultura), y sofisticadas prácticas chamanísticas o espirituales que constituyen una gran oportunidad para la protección y manejo del Área Protegida que aquí se constituye.

El Parque Nacional Natural Yaigojé Apaporis permite sobrepasar las metas de conservación para varios de los ecosistemas amazónicos; ya que está conformado por un mosaico único de múltiples tipos de coberturas de bosque húmedo tropical y paisajes fisiográficos que se distribuyen a través de todo el territorio y que abarcan desde llanuras aluviales, como las del río Apaporis en Caparú situadas a 90 m de altitud, hasta formaciones rocosas como la Serranía de Taraira y el Jirijirimo situadas aproximadamente a 250 m de altitud, incluyendo terrazas con paisajes colinados y fuertemente disectados situados entre 100 y 150 m de altitud.

El Parque Nacional Natural Yaigojé Apaporis no sólo genera beneficios ambientales a los pobladores locales, sino también beneficios globales a la humanidad, específicamente relacionados con la protección de zonas altamente prioritarias para los procesos de regulación climática y estratégicas para el desarrollo de acciones relativas a la adaptación al cambio climático.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de