Conservación del oso pardo

La Fundación Biodiversidad ha participado, en Pola de Gordón (León), en una jornada donde se han dado a conocer los resultados del proyecto “LIFE+ Desfragmentación de hábitats para el oso pardo en la Cordillera cantábrica”, que se inició en 2013, y finaliza en diciembre de 2016. El proyecto, coordinado por la Fundación Oso Pardo, ha contado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, que ha aportado cerca de 40.000€, y casi 2 millones desde 2003 para asegurar la viabilidad a largo plazo de la población cantábrica de oso pardo.

La directora de la Fundación Biodiversidad, Sonia Castañeda, ha asistido a esta jornada, en la que ha destacado que “el oso pardo forma parte de entornos naturales protegidos, históricamente ha formado parte de la Cordillera Cantábrica y Pirineos y constituye una valiosa muestra de la biodiversidad en España. La Fundación Biodiversidad lleva años apoyando a la Fundación Oso Pardo para mejorar la conservación de esta especie amenazada, su hábitat y el entorno cultural en el que se desenvuelve”.

El objetivo general del proyecto “LIFE+ Desfragmentación de hábitats para el oso pardo en la Cordillera cantábrica” ha sido asegurar la viabilidad a largo plazo de la población cantábrica de oso pardo, desfragmentando el corredor interpoblacional cantábrico en su vertiente sur y consolidando el intercambio genético y demográfico entre las dos subpoblaciones. Los objetivos planteados coinciden con lo establecido en la Estrategia para la conservación del oso pardo cantábrico en España.

A lo largo de estos años se ha establecido un clima social favorable y se ha contribuido a la eliminación de riesgos y a la concienciación social sobre la importancia de la presencia de osos en el corredor interpoblacional. El trabajo social se ha completado, gracias a este proyecto, con una intervención directa sobre el hábitat para contribuir a la consolidación de pasillos de hábitat favorables en este corredor.

En total, se han plantado 82.202 árboles en 223 bosquetes, se han restaurado 28 hectáreas de hábitats de interés comunitario o de interés osero y se han firmado 13 acuerdos de custodia del territorio con propietarios de terrenos y 12 convenios de colaboración con ayuntamientos, universidad y empresas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de