Un estudio, publicado en la última edición de la revista “Journal of Vertebrate Paleontology”, habla de los orígenes de este grupo y describe nuevas muestras de uno de los primeros de estos grupos primitivos. La especie, bautizada como “Dormaalocyon latouri”, había sido previamente encontrada en la localidad belga de Dormaal (de ahí el nombre del género).

Nuevos ejemplares hallados por el autor principal de esta investigación, Floréal Solé y sus colegas, permiten una mejor caracterización del animal, y su colocación en la historia evolutiva de los carnívoros. "Su descripción posibilita una mejor comprensión del origen, la variabilidad y la ecología de los primeros carnivoraformes", dice Solé.

Los nuevos ejemplares incluyen más de 250 dientes y los huesos del tobillo. Al encontrar más dientes se ha podido realizar una descripción de la fila entera de dientes de “Dormaalocyon” mientras que hallazgos anteriores sólo incluyeron dos molares superiores. Los nuevos descubrimientos incluyen incluso los dientes de leche. El hecho de que estos dientes son muy primitivos implica que “Dormaalocyon” está cerca del origen de los carnivoraformes y que este origen puede haber sido en Europa.

Los huesos de los tobillos sugieren que “Dormaalocyon” era arbóreo, es decir, que vivió y se movió a través de los árboles. Reconstrucciones previas del medio ambiente en Dormaal hace 55 millones de años sugieren que fue una zona cálida, húmeda y boscosa en un momento poco después de un evento llamado el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno (MTPE), un periodo extremadamente cálido que afectó a la evolución de muchos grupos de mamíferos, incluyendo los carnivoraformes.

El doctor Solé cree que el hecho de que “Dormaalocyon” era arbóreo y que los carnivoraformes se dirigieron a América del Norte en torno a este momento sugiere la existencia de un cinturón de bosques de hoja perenne continua a altas latitudes durante el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno.

Aunque cerca del origen de los carnivoraformes, los fósiles sugieren, incluso, que hubo especies más primitivas en el grupo en un periodo de tiempo anterior, el Paleoceno. Según Solé, "la comprensión del origen de los carnivoraformes es importante para la reconstrucción de la adaptación de los mamíferos placentarios a la dieta carnívora".

Por lo tanto, “Dormaalocyon” proporciona información sobre la evolución de los mamíferos placentarios tras la desaparición de los dinosaurios más grandes (en el evento de la extinción del Cretácico-Paleógeno). "Nuestro estudio muestra que los carnivoraformes se diversificaron como muy pronto en el Eoceno, lo que permite la hipótesis de que probablemente ya se diversificaron durante en el último Paleoceno".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de