Centeno realizó esta afirmación ayer, durante la presentación del proyecto de reforestación de una zona afectada por un incendio en el término municipal de Altura, dentro del Parc Natural de la Serra Calderona. La iniciativa se integra en un convenio de colaboración entre la Conselleria de Medio Ambiente y la empresa Lease Plan para la conservación de los espacios protegidos y la minimización del los impactos del CO2.

María Ángeles Centeno explicó que la inversión de la Generalitat se ha traducido en actuaciones concretas de repoblación sobre 17.000 hectáreas de monte, en las que se han plantado 9 millones de plantas pertenecientes a 78 especies. "Estas iniciativas contribuyen a crear una Comunitat más verde, en la que la sostenibilidad, la mejora de nuestros paisajes y la sensibilización ciudadana caractericen el futuro de nuestro territorio", ha señalado Centeno.

Asimismo, la directora general de Gestión del Medio Natural  resaltó el "efecto positivo" que están generando las políticas forestales del Gobierno Valenciano en la prevención del cambio climático. De hecho, en los montes de la Comunitat Valenciana existen actualmente más de 240 millones de árboles, que absorben más de 6 millones de toneladas anuales de CO2.

4.000 árboles en la Calderona

El acto consistió en la plantación de 4.000 árboles en una zona afectada por un incendio en Altura, con una inversión por parte de Lease Plan de 20.500 euros. La iniciativa ha permitido la restauración paisajística de 5 hectáreas y, además, dotará al monte de los recursos necesarios para que pueda presentar características similares a las que se daban anteriormente. Esto permitirá que el ecosistema, tanto vegetal como faunístico, inicie su regeneración.

María Ángeles Centeno ha resaltado que este proyecto es un "modelo de colaboración" entre administraciones públicas y agentes privados, en el marco de la "Responsabilidad Social Corporativa, que se traduce en "beneficios tangibles" como la conservación de los espacios protegidos, la producción de oxígeno, fijación del CO2, captación del agua y fomento de los usos sociocultural y recreativo, entre otros.

La repoblación ha consistido en la introducción de especies autóctonas de la Serra Calderona, como el pino carrasco, encinas, matorral mediterráneo rebrotador y especies carnosas que sirvan de alimento, como el lentisco, el labiérnago y el madroño. Esto permitirá la obtención de un bosque mixto de pino y encina, que ejerza como sumidero de CO2, con su correspondiente estado arbustivo.

"Se trata de la culminación de un proyecto en una zona afectada por un incendio, que no hubiera podido recuperarse por sí misma, con la plantación de especies autóctonas y resistentes al fuego", ha comentado María Ángeles Centeno.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de