Esta es la primera que se describe e ilustra de la larga serie de nuevas especies de crustáceos, hidrozoos, holoturias y otros grupos animales en cuyas descripciones se está trabajando y que serán publicadas próximamente.

Hace solo unas semanas se ha publicado en la revista Zootaxa un trabajo sobre los crustáceos de aguas profundas de Mauritania en el que se exponen algunos de los resultados faunísticos obtenidos en las cuatro campañas Maurit, que el IEO desarrolló en la zona entre 2007 y 2010.

El trabajo se centra en el estudio de los galateidos, un grupo de crustáceos pertenecientes a los decápodos anomuros, semejantes a pequeñas langostas (de ahí el nombre de squat-lobsters que reciben en inglés), de colores brillantes, que presentan una gran diversidad y abundancia en los océanos de todo el mundo.

Las siete especies que se relacionan en este trabajo, pertenecientes a los géneros Eumunida, Munida y Munidopsis y a las superfamilias Chirostyloidea y Galatheoidea, se encontraron en fondos comprendidos entre 91 y 1867 metros de profundidad a lo largo del talud, y algunas de ellas no habían sido citadas antes en aguas mauritanas.

Entre los más de 8000 ejemplares de invertebrados bentónicos que se conservaron a bordo del Vizconde de Eza, que constituyen las colecciones faunísticas de referencia, actualmente en estudio, se han encontrado nuevas especies para la ciencia de crustáceos, hidrozoos, holoturias y otros grupos, que están actualmente en proceso de identificación y cuyas descripciones serán publicadas posteriormente en revistas especializadas.

Una especie de galateido, encontrado a 1000 metros de profundidad durante la campaña Maurit-0811 en la zona norte frente al Banco de Arguin, al que se ha bautizado con el nombre de Munidopsis anaramosae, es la primera de las nuevas especies que se
describe e ilustra. Su holotipo ha sido ya depositado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

Hay que señalar que la publicación incluye también la redescripción de Munidopsis chunii, especie que había sido descrita de manera muy sucinta en 1913, hace exactamente un siglo, a partir de solo dos individuos, un macho y una pequeña hembra.

La publicación se inscribe en el marco del Proyecto ECOAFRIK y es fruto del minucioso trabajo de identificación taxonómica de la colección de crustáceos, el grupo bentónico que presenta mayor diversidad en la región de África Noroccidental, que a lo largo de más de un año ha realizado el equipo de especialistas del Instituto Español de Oceanografía y de la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad de Vigo.

En este caso la descripción, ilustración y publicación ha sido realizada concretamente por Susana S. de Matos-Pita y Fran Ramil, quienes han tenido el detalle de dedicar la especie a la investigadora del Centro Oceanográfico de Vigo del IEO, Ana Ramos,
coordinadora del proyecto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de