Existen actualmente en Europa más de 12 000 especies que no pertenecen a su medio ambiente natural. Aproximadamente el 15 % de estas son invasoras y su número está creciendo rápidamente. La propuesta tiene por objeto responder a los problemas cada vez mayores que plantean estas especies exóticas invasoras, que son los siguientes:

Un problema económico: las especies exóticas invasoras causan anualmente en Europa daños estimados en al menos 12 000 millones EUR; se trata de riesgos para la salud humana (por ejemplo, la avispa asiática y el mosquito tigre, cuyos efectos pueden ser mortales), daños a las infraestructuras (por ejemplo, la sanguinaria mayor del Japón que provoca daños en los edificios) y pérdidas en la agricultura (es el caso del coipo, que provoca daños en las cosechas).

Un problema ecológico: las especies exóticas invasoras pueden dañar gravemente los ecosistemas y causar la extinción de especies necesarias para mantener el equilibrio de nuestro medio ambiente natural. El cerezo negro, por ejemplo, perturba gravemente los ecosistemas forestales y la ardilla gris compite con la ardilla roja en condiciones de superioridad. Las especies exóticas invasoras constituyen la segunda causa más grave de pérdida de biodiversidad en el mundo, después de la pérdida de hábitats.

Un problema estratégico: aunque muchos Estados miembros se ven obligados a dedicar cuantiosos recursos económicos a hacer frente a este problema, sus esfuerzos no dan resultados si se limitan al ámbito exclusivamente nacional. La campaña de erradicación del perejil gigante llevada a cabo en Bélgica, por ejemplo, no dará frutos si la especie se reintroduce a través de Francia.

Janez Potočnik, Comisario de Medio Ambiente, ha declarado lo siguiente: La lucha contra las especies exóticas invasoras constituye un ejemplo destacado de sector en el que Europa funciona mejor si aunamos esfuerzos. La legislación que proponemos ayudará a proteger la biodiversidad y debería permitirnos centrarnos en las amenazas más graves, lo que ayudará a reforzar la eficacia de las medidas nacionales y a alcanzar resultados del modo más rentable desde el punto de vista económico. Espero con interés trabajar con los Estados miembros y el Parlamento Europeo para implantar esta legislación e intensificar nuestros esfuerzos para luchar contra este grave problema en toda Europa..

La propuesta se centra en una lista de las especies exóticas invasoras que pueden afectar a la Unión, que será elaborada con los Estados miembros sobre la base de un análisis de riesgos y de pruebas científicas. Las especies seleccionadas serán prohibidas en la UE, lo que significa que no se podrá importarlas, adquirirlas, utilizarlas, soltarlas o venderlas. Se adoptarán medidas especiales para hacer frente a las dificultades que se planteen a los comerciantes, criadores o propietarios de animales de compañía durante el período transitorio.

La propuesta abarca tres tipos de intervención:

Prevención: Los Estados miembros organizarán controles para prevenir la introducción deliberada de las especies en cuestión. Sin embargo, numerosas especies se introducen en la UE de forma no intencionada, como contaminantes de mercancías o atrapadas en contenedores. Los Estados miembros deberán actuar para detectar estas vías de introducción y adoptar medidas correctoras.

Alerta precoz y respuesta rápida: en caso de que los Estados miembros detecten que una especie que puede afectar a la Unión se está implantando, tomarán medidas inmediatas para erradicarla.

Gestión de las especies exóticas invasoras ya implantadas: en el caso de las especies exóticas invasoras que ya se han propagado, los Estados miembros deberán poner en aplicación las medidas necesarias para reducir al mínimo los daños que vayan a ocasionar.

La propuesta propugna una nueva orientación hacia un enfoque armonizado y más preventivo que aumente la eficacia y reduzca a largo plazo el coste de los daños y de la intervención.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de