Ecologistas en Acción exige a la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que retire ante la Comisión Europea su solicitud de modificación de la Directiva Hábitat, con la que pretende permitir la caza de lobos ibéricos al sur del Duero.

Isabel García Tejerina, con su homólogo francés han remitido un escrito a la Comisión Europea solicitando la modificación de la Directiva Hábitat y lograr la desprotección del lobo al sur del Duero, permitiéndose la caza de este cánido al sur del Duero, donde ahora está estrictamente protegido. Para Ecologistas en Acción esta petición, y que Isabel García Tejerina se declare contra la conservación del lobo ibérico, es escandaloso y vergonzoso.

Esta iniciativa no ha sido debatida en el Consejo Asesor de Medio Ambiente, sino que claramente obedece a las presiones de los sectores ganaderos y cinegéticos y a los intereses de la Junta de Castilla y León, saltándose todos los organismos democráticos de debate existentes en el seno de la Ley de Patrimonio Natural. Para Ecologistas en Acción es escandaloso e irresponsable hablar de sobrepoblacion de lobos y pedir su desprotección sin contar con un auténtico censo a nivel estatal que esté basado en criterios científicos claros y que cuente con evaluaciones externas para cuantificar el número real de ejemplares. Para Ecologistas en Acción esta solicitud carece de fundamente científico.

Ecologistas en Acción denuncia que de aprobarse esta modificación de la Directiva Hábitat nos podríamos enfrentar a la extinción de la especie en diversas zonas al sur del Duero, como están demandando algunas administraciones con reivindicaciones como la de "Ávila libre de lobos".

La ministra apuesta por la caza del lobo cuando está demostrado que ello no resuelve los conflictos, sino que los agrava, como se ha demostrado al norte del Duero, donde su caza no ha supuesto un descenso del número de ataques y no ha reducido el conflicto con los ganaderos. Claramente lo que las poblaciones de lobo necesitan es una gestión responsable y seria, y que se apueste por su conservación. Compatibilizar la conservación del lobo y la ganadería es factible, pero las administraciones no están adoptando las medidas necesarias para ello.

El lobo ibérico es una Especie de Interés Comunitario (Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y la Directiva Hábitat), en virtud de lo cual sus poblaciones al sur del Duero deben estar estrictamente protegidas y los Estados miembros deben designar zonas de conservación. La realidad es que no existe una adecuada gestión de esta especie, que se atribuyen al lobo todos los daños a la ganadería y no se aplican mecanismos de prevención efectiva. Las ONG ambientales llevan muchos años demandando la realización de estudios más precisos e independientes para la correcta gestión de la especie.

Ecologistas en Acción reclama a Isabel García Tejerina que retire de inmediato la solicitud de desprotección del lobo, y que se comprometa a hacer cumplir la normativa vigente, que obliga a conservar esta especie, implicándose en la adopción de medidas para lograr la coexistencia entre el lobo y la ganadería.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de